La roca: Los obstáculos de la vida

Una vez en un reino lejano, un rey colocó una gran roca en medio de la vía principal que conducía al reino, bloqueando así el camino. Luego el rey se esconde para observar qué hacía la gente de su pueblo cuando pasaban.

El mismo día comenzaron a pasar algunos comerciantes y cortesanos más ricos del reino, quienes simplemente rodearon la roca. Mientras otros se quedaron frente a la roca quejándose y culpando al rey por colocar la roca, pero ninguno hizo nada para eliminar el obstáculo.

Al rato llega un campesino con su carreta cargada de verduras. Este observa la roca y se detiene, deja su carreta al borde de la carretera e intenta mover la roca con sus manos pero no pudo, asi que uso un tronco para lograr levantarla. Después de un gran esfuerzo, finalmente logró hacer aun lado la roca.

El campesino se inclina para coger su carreta, ve una bolsa justos donde había estado la roca. La bolsa contenía una buena cantidad de monedas de oro y una nota del rey, que indicaba que era la recompensa para quien lograra quitar la roca y despejar el camino hacia el reino.

Enseñanza del cuento “La roca en la carretera”

Como nos muestra esta historia la vida siempre nos coloca obstáculos en nuestro camino. Cuando estamos enfrente de los problemas podemos paralizarnos y no hacer nada o podemos rodear el problema como lo hicieron los comerciantes pero aun estará presente el obstáculo, puede ser una salida rápida y sin esfuerzo pero no lo soluciona, ni hará desaparecer las dificultades.

Esto nos lleva a reflexionar sobre la importancia de afrontar los obstáculos y de verlos como oportunidades para crecer, cambiar y reflexionar nuestra forma de vivir y hacer las cosas, sin quejarnos o culpar a otros.

Enfrentar los obstáculos y actuar puede llevar más tiempo, energía, capacidad de análisis, resiliencia pero esto nos hará más fuertes y todo va depender de ti. Recuerda que los obstáculos siempre estarán pero los límites te los colocas tú.

Historia la locura de aferrarse, ¿Por qué nos apegamos a las cosas?

Una vez un niño caminó lentamente hacia la habitación donde su madre estaba sentada en su escritorio escribiendo. Ella lo miró y vio que llevaba un precioso jarrón que su abuela le había regalado, en ese momento, ella le dijo: “Robert, ve a poner el jarrón en un lugar seguro antes de que lo sueltes y lo rompas”.

El niño responde: “No puedo, tengo mi mano atorada en el jarrón”.

La madre responde: “Por supuesto que puedes”, “lo tienes ahí abajo”.

Él niño dice: “Lo sé, mamá, pero no saldrá”. El cuello del jarrón era muy estrecho y su mano había encajado perfectamente dentro de la muñeca. El pequeño continuó insistiendo en que no podía sacar su mano. Su madre preocupada llama a su padre.

El padre llega y toma el control del asunto con calma y comienza a tirar suavemente del brazo tratando de sacar la mano del jarrón. Intentó aflojarlo con agua jabonosa. Todavía nada. Luego sacó un poco de aceite vegetal de la cocina, lo vertió alrededor de la muñeca. Lo movió un poco. Todavía no se movía la mano.

Su padre ya desesperado dice: “Me doy por vencido”, “Le daría un dólar en este momento a la persona que me diga cómo sacarlo”.

El pequeño Robert exclamó “¿De verdad?”. Luego los padres escucharon un sonido de campana y su mano se deslizó fuera del jarrón. Dieron la vuelta al jarrón y un centavo cayó. “¿Qué es esto?”, Dijeron sus padres.

“Oh, ese es el centavo que pongo dentro. Quería sacarlo así que lo estaba agarrando en mi mano. Pero cuando escuché a papá decir que le daría un dólar para tener el jarrón gratis, lo dejo ir “.

Moraleja de “la locura de aferrarse”

Esta historia nos muestra cómo el ser humano frecuentemente se aferra desde situaciones, cosas, personas que realmente no necesita y no son nada para su vida. En este caso el niño se aferró a su centavo, pero en cuanto el padre mencionó que daría un dólar a quien resolviera el problema lo soltó.

Como el niño nos podemos aferrar y empeñarnos tanto con una idea, opinión o posición sin lograr salir de esa situación. Esto nos lleva a reflexionar que aferrarnos a algo nos limita y puede interrumpir en nuestro crecimiento personal.

Si soltamos podemos lograr obtener mucho más. Nada en la vida nos pertenece, solo nos pertenecemos a nosotros mismos. Si te vas aferrar a algo que sea a ti y tus convicciones para lograr todo lo que te propongas sin forzar, ni luchar contra los cambios, dejando que todo fluya.

El contentamiento: Una historia que nos enseña sentirnos plenos con lo que tenemos ahora

Era primavera pero era verano lo que quería. Los días cálidos y el aire libre.

Era verano, pero era otoño lo que quería. Las hojas coloridas y el aire fresco y seco.

Era otoño, pero era invierno lo que quería. La hermosa nieve y la alegría de la temporada navideña.

Era invierno, pero era primavera lo que quería. El calor y el florecimiento de la naturaleza.

Yo era un niño, pero era la edad adulta que quería. La libertad y el respeto.

Tenía veinte años pero era treinta lo que quería. Para ser maduros y sofisticados.

Era de mediana edad pero tenía veinte años que quería. La juventud y el espíritu libre.

Estaba jubilado, pero era de mediana edad lo que quería. La presencia de la mente sin limitaciones.

Mi vida había terminado pero nunca obtuve lo que quería.

Autor: Linda Dillow

Enseñanza de la historia contentamiento

En esta novela la autora Linda Dillow nos enseña que las personas a pesar de tener todo no están conformes con su vida y siempre el ser humano va querer más. El pasar la vida ansiosos por lo que no tenemos y queremos, se nos puede pasar los mejores momentos de nuestra vida.

El tiempo es ahora. Anhelar lo que no tenemos y no necesitamos realmente nos causa ansiedad incluso depresión y quizás nuestra vida a pesar de nuestras faltas es perfecta.

El contentamiento nos enseña aceptar lo que tenemos y lo que no, con alegría y optimismo a pesar de las dificultades de la vida, confiando en Dios y en su plan para nosotros. Es mirar con otra perspectiva la vida valorando cada instante y todo lo que nos rodea, sintiéndonos satisfechos y plenos más allá de nuestro entorno, sea este favorable o adverso.

Reflexión “La cerca”, cuando la ira nos controla

Un día un padre como lección a su hijo por su mal carácter y no saber medir sus palabras y actos, le dio una bolsa de clavos y le dijo que cada vez que perdía los estribos, debía clavar un clavo en la cerca.

En su primer día el niño había logrado clavar 37 clavos en la cerca. En los siguientes días, mientras aprendía a controlar su ira, la finalidad era que la cantidad de clavos que el niño martille diariamente hacían disminuir gradualmente su enojo.

De esta manera, descubrió que era más sencillo autocontrolarse y mantener su temperamento que estar clavando los clavos en la cerca.

A los días el niño no perdió la calma en absoluto, y se lo cuenta a su padre, este le recomendó que ahora sacara un clavo por cada día que podía controlar su temperamento.

Los días pasaron y el niño finalmente pudo decirle a su padre que había sacado todos los clavos. El padre tomó de la mano a su hijo y lo llevó a la cerca. Le explica que: “Lo has hecho bien, hijo mío, pero mira los agujeros en la cerca. El cercado nunca será igual. Cuando dices palabras con ira y enojo dejan una cicatriz como esta.

Moraleja del cuento “la cerca”

Esta historia nos deja mucho significado no sólo como un modo de enseñar a nuestros hijos sino también para nosotros en lo personal.

Cuando ofendemos o herimos a otros, no importa cuántas veces pidamos lo siento, la herida sigue ahí. Por eso es importante enseñarles a nuestros hijos desde que son pequeños medir sus palabras, conductas y las consecuencias que traen.

Pero sobretodo enseñar con nuestro ejemplo, si nosotros no regulamos nuestras emociones y nos dejamos llevar por estos, los pequeños aprenderán que gritar y estar de mal humor es la mejor manera de lidiar con su ira, cuando existen otras formas.

Recuerda que reconocer la ira, el enojo es el inicio para poder controlarlo, saber por qué nos sentimos así nos ayudará a manejar nuestro temperamento, la próxima vez que sintamos la tentación de decir o hacer algo de lo que nos podamos arrepentir más adelante.

La enseñanza que nos da “El árbol de los problemas”

Un día un hombre decidió restaurar una vieja granja que tiene en el campo y para ello contrató un carpintero para ayudarlo. Luego, el jefe se acerca a la granja para verificar y ayudar con todos los trabajos.

Ese día parecía que las cosas no iban bien. Su sierra eléctrica se detuvo y le toca repararla para volver al trabajo. Después de terminar su primer día en la granja va a su camioneta para ir a casa pero se le desinfla una llanta y ahora tiene fallas para arrancar. Ante esta situación el jefe se ofrece a llevar al carpintero a su casa.

Mientras lo llevaba a casa, él se sentó en silencio. Al llegar invita al hombre a conocer a su familia. Mientras caminaban hacia la puerta principal, se detuvo brevemente en un pequeño árbol, tocando la punta de las ramas con ambas manos, mientras admiraba sus hojas.

Cuando abrió la puerta ocurrió una transformación asombrosa. Su rostro bronceado estaba envuelto en sonrisas y abrazó a sus dos hijos pequeños y le dio un beso a su esposa y presentó a su jefe su hermosa familia.

Después lo acompaña al coche y pasan por el árbol en donde el hombre curioso le pregunta acerca de lo que había hecho hace un rato frente al árbol.

“Oh, ese es mi árbol de problemas”, respondió.

Por tanto le explica: “Sé que no puedo evitar tener problemas en el trabajo, pero una cosa es segura, los problemas no pertenecen a mi hogar con mi esposa y mis hijos. Así que solo los cuelgo en el árbol todas las noches cuando vuelvo a casa. Luego en la mañana los recojo de nuevo “. “Lo gracioso es”, sonríe, “cuando salgo por la mañana a recogerlos, no hay tantos como recuerdo haber colgado la noche anterior”.

Moraleja del árbol de los problemas

A veces las mejores lecciones de vida son historias o cuentos que suceden en la realidad. Esta historia nos refleja cómo las personas afrontamos nuestros problemas cotidianos y que estos deben quedarse en la puerta de la casa o bien como en esta historia en el árbol.

Las exigencias del día a día sumado a los problemas que nos suceden, pueden hacer que nos sintamos frustrados, malhumorados o preocupados pero nunca debemos llevarlos a nuestro hogar. Si arrastramos los problemas a casa nos quedamos atrapados en la contemplación del problema, por lo tanto hace más grandes las dificultades que nos impedirán vivir nuestro presente.

Esto puede hacer que no disfrutemos plenamente de nuestros hijos y cónyuge, trayendo conflicto a la familia.

Si tuvo un día difícil en el trabajo antes de entrar a su casa deje colgado todos sus problemas en el árbol y recuerde que la felicidad no es la ausencia de problemas, es la habilidad para tratar con ellos.

Lo que todo niño debe escuchar de sus padres

“La niñez es una etapa maravillosa. No hay pasado, no hay futuro; sólo un presente que se mira con inocencia e ilusión”.

Carla Montero

Ciertamente la infancia es una de las etapas más importantes y maravillosas para los niños y para los padres, en donde se desarrollan las habilidades más importantes para afrontar la vida, su identidad y autoestima.

Los niños necesitan escuchar de sus padres palabras positivas, que los ayude y guíe en su formación para que puedan en la adultez ser personas seguras.

Las palabras son muy poderosas y con ellas podemos influir en nuestros hijos a cualquier edad. Las ofensas, el maltrato, las críticas, amenazas, ridiculizarlos o rechazarlo puede afectar significativamente en su desarrollo emocional y dejar heridas que los llevarán consigo hasta su adultez.

Todo lo que escuchan los niños va moldear su carácter y su actitud, por eso es importante poder enseñarles con frases más constructivas lo que deben hacer, lo que han hecho mal y bien. Con esto los pequeños aprenden a reconocerse y aumentan su seguridad. Incentiva las capacidades y virtudes que los hacen únicos.

Las frases que todo niño/a debe escuchar de sus padres

“Te amo”, los niños necesitan del amor incondicional de sus padres, decirles “Te quiero”, “Te adoro”, estas sencillas pero poderosas palabras ayudan a los pequeños a que puedan dar sentido a su vida, se sientan protegidos, valorados y apreciados.

Es importante que como padres siempre demostremos los sentimientos de cariño y amor aun en los tiempos difíciles incluso si están enojados el uno con el otro. También asegurarnos de que nuestros niños sepan con certeza que los amamos sobre todas las cosas, sin importan lo que pase o las molestias.

“Yo sé que tú puedes”,  los niños a medida que van creciendo van adquiriendo metas y retos que deberán resolver con la ayuda de sus padres y en estos momentos en cuando más sus hijos desean escuchar que sus padres estar allí para ellos. De esta manera, podremos alentarlos a lograr sus metas y reafirmar su confianza y que nunca olviden que son capaces de lograr todo lo que se propongan.

“Confió en ti” los pequeños necesitan palabra de aliento y que podamos confiar en sus capacidades. Los niños requieren de confianza para tomar sus propias decisiones y saber que sus padres estarán ahí para ellos. Si no saben que confiamos en ellos alimentaremos su inseguridad y sus temores.

Para darles toda la confianza podemos aprovechar cada pequeño progreso que de hacia una meta o cuando toman una decisión importante de su edad, para así manifestar toda nuestra confianza en ellos.

“Me haces muy feliz”, desde el nacimiento de nuestro hijo/a se vuelven una fuente de felicidad, amor y ternura. Sus primeras palabras, sus ocurrencias, y por todos los cambios que pasan es importante que sepan lo importante que son en nuestra vida, lo felices que somos por tenerlos, lo orgullosos que estamos de ser sus padres, no esperes a que pase algo importante para hacerlo el momento es hoy.

“Te felicito lo hiciste muy bien”  cuando los niños han logrado una buena nota o si lograron decir una palabra correcta van a necesitar que sus padres están ahí para decirle lo bien que lo han hecho o de que van muy bien.

Estas palabras fomenta el seguir trabajando por lo que desean por que, la perseverancia, constancia y que a la final esto los ayuda a querer ser mejores cada día. Recuerda que tu opinión  y tu reconocimiento ayudan es vital para su seguridad y autoestima.

“Eres muy especial y único/a”, cada niño y niña son diferentes y poseen capacidades distintas que los hacen únicos. Darles confianza ayuda a fortalecer su propia personalidad y a tener sus gustos ante los demás, así podrán mostrarse como son sin miedo.

Para concluir, los niños para ser felices sólo necesitan de atención, que los escuchen y de mucho amor más allá de los materiales que les podamos dar. La infancia solo se vive una vez y el mejor legado que le podemos dar es dedicarles tiempo de calidad, ayudarlos y enseñarles cómo sobreponerse ante las dificultades de la vida.

¿El amor es una decisión?

El amor para muchas personas es fuego, pasión un sentimiento que te eleva, es el deseo inmenso de sentir cuando estamos enamorados y queremos más y más. El amor es una emoción que nos llena de alegría, satisfacción al estar con esa persona que queremos, y nos motiva hacer cualquier cosa, nos hace sentir únicos y hermosos.

Cuando estamos enamorados no pensamos nos dejamos llevar por la euforia de los sentimientos y quizás no vemos las consecuencias de nuestros actos. Amar es vivir y todo es una aprendizaje, pero ¿qué pasaría si establecemos límites y tomamos la decisión de amar siendo más conscientes sin dejarnos envolver por el deseo?

Podriamos tener relaciones más positivas y esto conlleva a tomar decisiones en base a lo que sientes, tus prioridades, valores, principios y con límites.

Entonces, ¿qué papel juegan las decisiones en el amor?

Llega un momento en donde el enamoramiento pasa y puedes ver realmente cómo es esa persona y comienzas a preguntarte, reflexionar si..¿Puedo confiar en ti?, ¿Puedo contar contigo en las buenas y en las malas?, ¿Estarás ahí para mi?.

El amor cambia ya ese fuego, pasión, ese entusiasmo se esfuman y no encuentras explicación alguna más que no sentir nada más y quizás terminar la relación sea lo mejor o incluso cambiar de pareja ya que quieres estar nuevamente enamorado/a. Pero el amor requiere de más cosas que solo deseo y la euforia para mantenerse en el tiempo.

Los sentimientos son vitales para nuestra vida pero dejarnos llevar siempre por ellos nos puede volver personas totalmente inestables. Como puedes darte cuenta tomamos y tomamos decisiones sean acertadas o no, es parte de nuestra vida.

Desde que eliges estar con alguien estás tomando una decisión, te has comprometido y estas son más fuertes que tus sentimientos, demuestras ser una persona leal en cualquier circunstancia.

Puedes decidir amar, dar cariño, comprensión, regalos, tiempo, hacer algo por esa persona incluso herir y dañar. La vida es una elección que debemos elegir con conciencia, sabiduría así también es en el amor.  

El amor solo no basta y cuando vamos iniciar una relación e involucrarnos debemos tomar en cuenta varios factores como: la comunicación, confianza, comprensión, respeto, aceptación, compromiso, saber perdonar, lealtad etc.

Aquí es donde las decisiones deben ser más fuertes cuando vemos que la relación es tóxica, no se puede sostener y nos estamos haciendo daño debemos soltar.

Las decisiones se deben hacer con objetivos claros, siguiendo tus instintos basados en la realidad y que si tomamos decisiones equivocadas podemos empezar de nuevo aprender y redirigir tus objetivos, pero recuerda date tiempo para que puedas tomar la mejor decisión sin dejarse llevar únicamente por los sentimientos.

El amor es una decisión que se toma todos los días, que se vive y se demuestra que no hace aun lado los sentimientos ni los reprime pero que si los maneja para el bienestar de la relación y de sí mismo. Es tener la capacidad de decidir y buscar el bien para ambos de amar sin apegos, sabiendo que no es eterno y que no es nuestro.

Los 5 lenguajes del amor: Conoce cual es el tuyo

El amor tiene muchas maneras de expresarse y de comunicarse al igual que los idiomas lo aprendemos desde nuestros padres y familiares, el cual se convierte en nuestra principal lengua. Muchas veces el no entender el lenguaje de otros puede traernos problemas en nuestras relaciones.

Esto es igual en las relaciones amorosas a veces puede ser difícil de entender ya que no todos tendrán nuestro mismo lenguaje del amor pero esto no quiere decir que nos quieran menos.

Como vemos el amor puede expresarse de modos que no conocíamos, ejemplo de esto es el libro del autor Gary Chapman que nos enseña “Los 5 tipos de lenguajes del amor”otra forma de interpretar el amor de pareja y cómo nos relaciones con los otros.

Los lenguajes del amor describen la forma, en cómo nos sentimos amados y apreciados, saber cual encaja con nosotros nos permitirá comprender mucho mejor a nuestra pareja y a nosotros mismos dejando aun lado las expectativas y los apegos irracionales.

Solo así sabremos de qué manera amamos, cómo esperamos que el otro lo haga y de qué manera podemos llegar a un equilibrio y tener una relación de pareja más efectiva y sana.

Los 5 lenguajes del amor

  1. Palabras de afirmación

En este lenguaje la manera de expresar el amor es usando palabras que sumen a la relación expresando su cariño con cumplidos verbales, de ánimo, apoyo, afecto, elogios, amabilidad o felicitar. Estos son poderosos al momento de comunicar el amor que sentimos por el otro.

Se aconseja que se expresen con afirmaciones directas y simples por ejemplo: “Me encanta como te ves con ese vestido” o “ Quiero que sepas que aprecio mucho que me ayudes a cocinar”.  Las palabras de regaños y reproches no ayudan ni motivan en cambio los cumplidos alientan, dan apoyo sincero ayudan en la autoestima y en la seguridad.

El animar a su pareja requiere simpatizar y ver el mundo desde la perspectiva de esa persona. Para esto debemos saber qué es lo más importante para nuestra pareja. De esta manera, podemos utilizar palabras  como: lo sé, me preocupo, estoy contigo y cómo puedo ayudarte.

2. Tiempo de calidad

Cuando hablamos de tiempo de calidad es realmente pasar un buen tiempo con una atención completa hacia nuestra pareja, no hablamos de sentarnos a ver Netflix. Pasar tiempo de calidad no significa que tenemos que pasar nuestros momentos juntos contemplándonos a los ojos; significa que estamos haciendo algo juntos y que vamos a dar toda nuestra atención a la otra persona.

Lo que se trata de hacer es que la pareja pueda pasar tiempo realmente para platicar, conocerse, jugar, reír y compartir algo juntos.

3. Recibiendo regalos

Para muchas parejas los regalos tienen un significado distinto ya que se suele creer que dar obsequios es fundamental para el amor. Y puede ser que para tu pareja su principal lenguaje de amor sean los regalos y de no recibirlos no se sentirá amada/o.

Estos son símbolos visuales del amor, pero hay regalos que expresan mucho amor y cariño por ser hecho por la misma persona o comprado con mucho esfuerzo. Los regalos que no son materiales y que tratan de la presencia de estar allí para esa persona pueden ser los más poderoso y reconfortantes.

4.- Actos de servicio

Los actos de servicio quieren decir hacer cosas que usted sabe que a su pareja le gustan que usted haga. Siempre vamos a buscar de agradar y servir  a nuestra pareja para expresar por este medio nuestro amor a él o ella. Por ejemplo: las acciones de cocinar, limpiar, lavar los platos, servir una mesa todos, hacer un favor entre otros.

Estos actos expresan amor a diferencia de cuando hacemos los actos por cumplir una demanda. No es una obligación, sino algo que se hace de manera generosa para ayudar al ser querido.

5.- Toque físico

El contacto físico es una manera de expresar amor, tenerse de las manos, besarse, abrazarse y tener relaciones sexuales son los medios de comunicar el amor a su pareja. Para algunas personas este es su lenguaje principal y sin esto no se sienten amados.

Por otro lado, el contacto físico puede producir o romper una relación, puede comunicar odio o amor. En los momentos de crisis el poder abrazar a esa persona puede ser lo mejor y quizás con esto no podamos cambiar las dificultades de la vida pero podemos sobrevivir si nos sentimos amados.

Conclusión:

Para descubrir el lenguaje de amor de tu pareja es necesario que conozcas tu propio idioma de amor, tomando en cuenta las siguientes preguntas:

  1. ¿Qué cosas hace su pareja o deja de hacer que le duelen más?, lo opuesto de lo que le duele más es probablemente su lenguaje de amor.
  2. ¿Qué es lo que más le pide a su pareja?, lo que más ha pedido es, probablemente lo que lo haría sentir más amado.
  3. ¿De qué manera expresa, por lo general, su amor a su pareja?.  Su forma de expresar amor puede ser una indicación de que eso también lo haría sentirse amado.

Estas preguntas te pueden ayudar a descubrir tu forma de amar y cómo expresarlo de la mejor manera a tu pareja y del mismo modo, poder entender el lenguaje del amor de su ser amado/a.

Referencias bibliográficas:

  • Chapman, G. (1996). Los cinco lenguajes del amor. Editorial Unilit

13 señales que te indican cuando buscar ayuda psicológica

Para muchas personas buscar ayuda psicológica es sinónimo de locura, enfermedad mental, de tener problemas o de ser una persona débil, pero en realidad acudir a terapia psicológica es una decisión valiente y te aporta herramientas para que puedas mejorar tu bienestar emocional y tu calidad de vida.

Saber cuando es el momento de acudir al psicólogo no es sencillo, además que los problemas psicológicos pueden adoptar diferentes formas, por otro lado algunas personas no son conscientes de que tienen un problema, o evitan afrontar la realidad. También hay personas que desconocen en qué momento acudir al psicólogo, dado a las falsas creencias sobre la psicoterapia y a quién va dirigida.

Lo cierto es que los motivos por las que podemos necesitar ayuda profesional varían mucho y van a depender de las necesidades, preferencias y el contexto social de las personas. En este artículo podrás encontrar las señales que te indican cuándo buscar ayuda psicológica y los beneficios que trae a tu vida.

¿Por qué asistir al psicólogo?

Acudir al psicólogo puede traer muchos beneficios al paciente y realmente ir a terapia psicológica puede cambiar y transformar su vida totalmente. Algunas de las razones por las cuales ir al psicólogo es positivo para tu vida son:

  1. Es confidencial un espacio totalmente para ti en donde puedas verbalizar y compartir tus problemas, pensamientos y emociones con un otro que se interesa por ti, por entender tu situación y no serás juzgado.
  2. Le permite autoevaluarse y explorar todos los aspectos de tu vida desde otras perspectivas y de esta manera comprenderte.
  3. Te permite conocer, poner a prueba y modificar aquellas creencias desadaptativas y disfuncionales.
  4. Te ayuda a mejorar tus relaciones interpersonales y tu relación de pareja.
  5. Mejorar tu salud emocional y tu bienestar mental.
  6. Ayuda a sobreponerse ante los diversos conflictos que pueden ir apareciendo en tu vida e ir reduciendo su impacto y malestar.
  7. Permite que la persona pueda superar los problemas de estrés, miedos, ansiedad, depresión, etc.
  8. Te permite encontrar el equilibrio en tu vida.
  9. Es una experiencia desafiante pues no siempre te consigues con lo que deseas conseguir.
  10. Puede brindarte herramientas para actuar. El psicólogo nunca te dirá una forma correcta o particular de abordar los problemas, pero estará para acompañarte en todo tu trabajo personal para hacer frente a las situaciones.

¿Cuándo buscar ayuda psicológica?

Para algunas personas es fácil buscar ayuda y no esperan a tener una crisis para acudir a terapia psicológica. Mientras que para otros puede ser más difícil, incluso pueden considerar que su malestar no es suficiente para buscar ayuda profesional. Estos problemas muchas veces se deben a los prejuicios y al estigma que se tiene de ir al psicólogo.  

Lo cierto es que los problemas psicológicos son normales y existen muchos por los cuales el psicólogo puede intervenir. La terapia psicológica es un tratamiento muy efectivo para muchas situaciones de la vida y son muchos los estudios que la respaldan. Aun así muchas personas no buscan la ayuda adecuada y dejan que los problemas les superen.

Por ello, a continuación te mencionaremos las señales más comunes que te indican que necesitas buscar ayuda psicológica:

  1. Sientes una abrumadora y prolongada sensación de tristeza e impotencia, y carecen de esperanza en sus vidas.
  2. Las dificultades emocionales hacen que te sea difícil funcionar día a día. Por ejemplo, no puedes concentrarte en las tareas y, como resultado, tu desempeño en las actividades se ve afectado.  
  3. Tus acciones son perjudiciales para los demás y para ti mismo. Por ejemplo, Tomar demasiado alcohol y se vuelven demasiado agresivos.
  4. Estás preocupado por las dificultades emocionales que enfrentan los miembros de tu familia o amigos cercanos.
  5. Si repites patrones, errores y hábitos en tus relaciones de pareja, así como que acabas renunciando a tus cosas para complacer al otro. O al revés, tratas de imponerte y te frustras mucho cuando no sale como tú tenías planificado.
  6. Cuando las emociones se te escapan y tienes explosiones de rabia o de llanto que no sabes cómo canalizar adecuadamente.
  7. Si sientes que tienes problemas con el control de tu vida  o de tu entorno, o si las decisiones no son tuyas sino inducidas por otras personas o por el entorno.
  8. En nuestra vida, pasamos por situaciones difíciles y dolorosas que nos marcan y nos dejan heridos: infancia sin cariño o alta exigencia, muertes o separaciones, enfermedades familiares terminales, abuso sexual, problemas escolares, etc.
  9. Baja autoestima, pensamientos negativos constantes y falta de aceptación debido a que tú mismo te conviertes en tu peor crítico o juez.
  10. No ves con claridad tu futuro, no tienes expectativas para los próximos tiempos afectando tu motivación y bienestar.
  11. Problemas familiares, laborales o de pareja.
  12. El estrés excesivo.
  13. Tener dificultades para dormir.

Es importante tomar en cuenta todas las señales por más pequeñas que sean incluso el sentimiento molesto en el fondo de su mente al considerar una gran decisión, luchar con una relación, notar que se siente más preocupado últimamente, sentirse infeliz con su trabajo o incluso querer crecer como persona.

También estar atentos ante síntomas como: la  pérdida de interés en los pasatiempos favoritos, los cambios en los hábitos de sueño y alimentación, la falta de motivación o la ansiedad, pueden ser signos de una enfermedad mental subyacente que se trata mejor con el apoyo de un profesional.

Inteligencia emocional: la manera de reconocer y aceptar tus emociones

Cuando hablamos de inteligencia emocional podemos pensar en cociente intelectual y creer que para ser exitoso en la vida debemos tener una puntuación alta de inteligencia para así tener un buen desempeño académico y éxito profesional.

Pero no, las investigaciones en los últimos años han demostrado que la inteligencia va más allá y que las capacidades necesarias para tener éxito en la vida son otras que no se evalúan por medio de exámenes o test.

En este artículo abordaremos la inteligencia emocional, que está encargada de gestionar nuestras emociones y de entender a los demás.  Así pues, nos ayuda a captar nuevas formas de ser inteligente y a entender de qué manera podemos influir de un modo inteligente sobre nuestras emociones como en nuestra interpretación de los estados emocionales de los demás.

¿Qué es la inteligencia emocional?

Para el psicólogo Daniel Goleman (1995) define la inteligencia emocional como: “la capacidad de reconocer nuestros propios sentimientos y los de los demás, de motivarnos y de manejar adecuadamente las relaciones”.

Asimismo, la inteligencia emocional nos enseña cómo reconocer nuestros sentimientos hacia nosotros mismos y conectar así con las personas que nos rodean, para controlar nuestras emociones y acciones, y para interactuar hábilmente con los demás.

Si eres una persona inteligente emocionalmente tienes la capacidad de:

  • Identificar lo que sientes.
  • Saber interpretar tus emociones.
  • Entender cómo tus emociones pueden impactar a otros.
  • Regular tus propias emociones.
  • Manejar las emociones de los demás.

Esta es una habilidad que se puede desarrollar con la práctica  y de hacerlo tu cerebro se adaptará para que estos comportamientos sean naturales y reemplacen los comportamientos que no son útiles para ti de esta manera podrás formar una relación sana y gratificante contigo y con los demás.

Componentes de la inteligencia emocional

  1. Automotivación

En la automotivación nos plantea que se deben dirigir las emociones hacia objetivos y metas que nos permita mantener la motivación y una actitud positiva ante los obstáculos que se presenten. Para ello es necesario tener un cierto grado de optimismo e iniciativa.

El optimismo realista es tener una fuerte expectativa de que las cosas irán bien a pesar de las dificultades y las frustraciones, de esta manera valorar lo que hemos logrado. El mantener una buena actitud nos ayudará en no caer en la depresión, desesperación y en la apatía.

Para esto recuerda: No siempre las cosas saldrán como lo esperas, por ello disfruta del camino y con ello de todo lo que haces pero no olvides trabajar siempre en lograr tus objetivos.

    2. Conciencia emocional de uno mismo

El autoconocimiento emocional consiste en ser conscientes de nuestros estados de ánimo, y los pensamientos que tenemos acerca de esos estados de ánimo.

Esto nos lleva a cuestionarnos si realmente nos conocemos es decir al día nos tomamos un tiempo para pensar en nuestras fortalezas, limitaciones, acciones y comprender cómo afectan a las personas a nuestro alrededor?.

Es importante reconocer lo que estamos sintiendo y cómo a veces nuestros actos afectan a los demás. Esto nos ayuda a tomar decisiones de manera asertiva y nos dejarnos llevar por la alegría o la tristeza. También a conocer realmente nuestras fortalezas y debilidades y poder mejorar los aspectos negativos.

       3. Autocontrol emocional

Es la capacidad para manejar las emociones de forma apropiada, teniendo buenas estrategias de afrontamiento a situaciones estresantes, capacidad de autogenerarse emociones positivas.

La autorregulación nos ayuda reflexionar y dominar nuestras emociones para no dejarnos llevar por estos mismo. Por ejemplo: cuando estamos enojados con nuestra pareja o tristes por que no logramos alcanzar un objetivo.

Estas situaciones cotidianas nos enseñan que no podemos ser esclavos de las emociones ya que estaríamos actuando siempre de manera impulsiva e irresponsable. Por ello es importante ser conscientes de nuestras emociones y saber gestionarlas y que estas no se vuelvan en contra de nosotros.

      4. Competencia emocional

Es la capacidad para mantener buenas relaciones con otras personas, lo que implica habilidades sociales, capacidad de comunicación, empatía, respecto, asertividad, entre otras.

En el caso de la empatía trata de reconocer las emociones en los demás, es el hecho de compartir el estado emocional de la otra persona. Esto es fundamental para poder construir relaciones sanas con los demás. Para esto debemos hacer una correcta interpretación de las señales que los demás expresan de forma objetiva y consciente.

Por ello tener una buena relación implica utilizar estas diversas habilidades que son importantes para nuestro bienestar con el otro, para nuestra felicidad personal e incluso para el buen desempeño laboral.

      5. Competencia para la vida y el bienestar

Es la habilidad para afrontar satisfactoriamente los desafíos de la vida, adoptando comportamientos apropiados y responsables. Dentro de esta competencia podemos incluir la habilidad para fijar objetivos realistas, toma de decisiones, búsqueda de recursos y ayuda, entre otros.

¿Por qué es importante la inteligencia emocional?

Las competencias emocionales son muy valoradas en las áreas educativas y laborales en estos momentos, según estudios han mostrado que una de las competencias fundamentales en la consecución del éxito profesional es la competencia emocional.

Incluso la inteligencia predice un 20% de los factores determinantes de éxito mientras que el restante  es decir, el 80% parece que depende en gran medida de la Inteligencia Emocional.

En definitiva tener un coeficiente intelectual alto no es sinónimo de éxito y logros se requiere de más habilidades para lograr superar las adversidades de la vida. Si no tenemos buenas habilidades emocionales, ni somos capaces de manejar las emociones, ni sentir empatía, entonces de qué sirve la inteligencia y ser muy listo?

Las personas con habilidades emocionales desarrolladas son más efectivas en su vida, ya que dominan los hábitos de su mente que fomentan su propia productividad. Las personas que no pueden controlar su vida emocional mantienen luchas internas que sabotean su capacidad de trabajar con atención y una mente limpia.