Reflexiones

Los mejores consejos para la vida

Familia, Reflexiones

Un día entenderás que cenar con tu familia es una de las mejores cosas de la vida

La familia son esos amigos obligados con los que muchas veces contamos y otras no tanto. Sin embargo, los amamos sin importar cómo sean, no los juzgamos y si lo hacemos, luego les perdonamos porque sabemos y entendemos que nuestro lazo no será roto jamás. Existen muchas familias disfuncionales, por eso, es preciso luchar por encontrar un tiempo para fortalecer esta relación para que el día de mañana cada uno de sus miembro sean más felices los unos con los otros. Y no existe un mejor momento que a la hora de comer.

La importancia de sentarse a comer todos en familia

Muchas de las relaciones familiares se rompen hoy día por la mala o poca comunicación que existe entre cada uno de los miembros. Sobre todo, desde la invención de los teléfonos inteligentes, este hecho se volvió tendencia. A nivel mundial, cada vez son más y más las personas que se obsesionan, se adentran en sus dispositivos móviles y se olvidan de que existe un mundo real y personas que le rodean con las que pueden y de hecho tienen que convivir.

¿Cuántas veces has visto a personas incluso de tu misma casa, que se mantienen pegadas al teléfono cuando se les está hablando? Es posible que incluso tú hayas caído en eso. Es normal, ahora las redes sociales y el internet nos ofrecen un mundo de entretenimiento que hace que sea casi imposible hacer que nos despeguemos de nuestras pantallas.

Sin embargo, al final del día, lo único que va a enriquecernos como personas es el tiempo de calidad que pudimos pasar con nuestros seres amados. Un día ya no estaremos en este mundo, llegará el momento en el que tendrás que despedir a muchos familiares porque simplemente les llegó la hora de partir a la eternidad. Y cuando llegue ese momento, te darás cuenta de que pudiste haber compartido muchos más momentos gratos.

Este tiempo, jamás será suficiente. Por esta razón es importante que pienses en un momento de calidad que puedas dedicarle a los tuyos, donde el resto de cosas puedan pasar a un según plano. Y no existe un mejor momento que a la hora de cenar.

La hora de la cena es el momento preciso para afianzar tus lazos familiares. Primeramente, porque se trata de un momento del día en el que has culminado tu rutina diaria. Todos los miembros están en casa cargados de todos esos momentos que vivieron a lo largo del día. A la hora de comer, pueden sentarse unos frente a otros y aprovechar para conversar y contarse todo lo que pudieron vivir ese día.

Esto elevará la confianza, la comunicación y por supuesto incrementará ese nivel de familiaridad que tanto estás buscando. Esta práctica, puedes realizarla no solo todos los días sino, en cada una de las comidas del día. Sin embargo, es la cena ese espacio en donde siempre habrá algo que contar y a la hora de irse todos a descansar, seguramente dormirán con la imagen en sus mentes de ese momento tan vívido que acabaron de tener.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén