Reflexiones

Los mejores consejos para la vida

Amor

Pedir es sano, exigir es destructivo

En la vida pensar en un equilibro a veces resulta un tanto complicado. Por un lado hay personas que no son capaces de acudir a otra persona cuando necesitan ayuda, mientras que por el otro lado, hay quienes no solo la piden de manera muy abierta sino que también la exigen. Ambos extremos son malos, aunque no cabe duda que el exigente siempre será el más desagradable.

Y es que no importa quien seas o creas que eres, no tienes razones para imponerte ni exigir nada, por más cosas que hayas hecho para pensar que las mereces. La ayuda, es algo que debería venir a ti por sí solo, pero si necesitas pedir ayuda, esto no tiene que ser malo siempre que sepas como pedir. Recuerda que la clave no es demostrarte necesitado o exigente sino más bien humilde y sencillo, pues en tu sencillez estará el que la otra persona quiera ayudarte en verdad.

Pedir o no pedir ayuda

Analicemos ambos lados. Comencemos por quien exige la ayuda. Estas son personas que han estado acostumbradas a recibir de todos en todo momento. Quizás se valen de los aspectos positivos de su vida, de su elocuencia, o de su carácter para convencer a otros para que les hagan favores. Son personas que siempre atienden sus situaciones a través de las acciones del resto de personas que les rodea.

Cuando le dices que NO a estas personas, de inmediato se sienten aludidas, y asumen que no pueden contar con nadie. Esto a la larga es destructivo porque toman una actitud errada que les deja mal parados frente a los demás, o peor aún, terminan haciendo sentir mal a los demás.

Y lo peor, es que van por la vida guardado rencor a quien en un momento dado no le pudo ayudar. Es importante recordar que todos tienen derecho a decir no y si uno siente algo de respeto y aprecio hacia los demás se debe aceptar.

Luego están los que no piden. Claro que uno podría pensar que lo hacen por ser humildes y no querer incomodar a nadie, pero la verdad es que muchas veces caen en un falso ego. Es decir, muchas veces quien no pide ayuda es la persona que siente que al hacerlo se mostrará vulnerable ante los demás. Para quienes piensan así esto no es una opción de ninguna manera. También pasa que estas personas intentan decir lo que necesitan pero se sienten tan inseguros que hacen que los demás adivinen lo que les pasa para poderles ayudar.

Nadie puede adivinar lo que puedes estar pasando. Si en verdad tienes amigos y familiares no pierdas tiempo aferrándote al miedo de pedir ayuda. Claro que el riesgo de que te digan que no, es algo muy común, pero si no lo haces puedes terminar en situaciones difíciles donde sufrirás más de la cuenta.

Para quienes piden mucho solo sean más humildes, y para quienes no piden, tan solo comiencen a confiar un poco más.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén