Reflexiones

Los mejores consejos para la vida

Reflexiones

La valiente joven que le plantó cara a Hitler con una rosa blanca

Los valientes no son aquellos que no temen a la muerte, sino quienes con todo el temor, son capaces de enfrentarla. Sophie Scholl era tan solo una joven cuando le plantó cara a Hitler bajo un movimiento llamado “La Rosa Blanca”, sabía que el pago por tal atrevimiento era la guillotina, pero eso no la detuvo.

“Cuando acabe la guerra, las tropas extranjeras entrarán. La gente nos señalará diciendo que no hicimos nada contra Hitler”, reclamaba Sophie Scholl a su generación.

A los 21 años, Sophie estaba dispuesta a morir con tal de detener a Hitler. “Qué importa mi muerte si a través de nosotros miles de personas despiertan y comienzan a actuar”, dijo pocas horas antes de ser asesinada. Sophie pertenecía a uno de los tantos pequeños grupos que se reunieron para hacerle frente a Hitler.

El régimen controlaba todos los sistemas, desde el educativo hasta el judicial, pero ellos estaban decididos a que no controlaran su voluntad. Sophie entró a la Universidad de Munich para estudiar biología y filosofía y allí fue testigo de algunas de las aprensiones más injustas.

Entonces se unió al movimiento de La Rosa Blanca, pero ella no se limitaba a discutir en las tertulias intelectuales, desde la clandestinidad comenzó a difundir sus ideas, diciéndole a los alemanes que con su silencio eran cómplices de los actos atroces que estaban ocurriendo en Alemania.

Sophie y sus compañeros comenzaron a repartir de forma clandestina propaganda de La Rosa Blanca, en contra de Hitler. El trabajo era sumamente arriesgado pues si la descubrían la acusarían de traición y la paga por ello era la muerte.

Así que en 1943 finalmente fue detenida. Uno de los conserjes de su universidad la vio cuando se subía a la azotea del edificio para dejar caer algunos panfletos, y para su infortunio, pertenecía al partido nazi.

La Gestapo encerró a Sophie con una confidente para que le sacara información, pero la confidente, atraída por el poder de las ideas de Sophie, terminó de su lado. Y por su parte, Sophie no delató a ninguno de sus compañeros, hizo honor a La Rosa Blanca, símbolo de libertad hasta el día de hoy.

Sophie Scholl fue condenada a muerte por repartir panfletos contra el partido nazi y el mismo día de su condena fue llevada a la guillotina. Su nombre está inscrito en el Walhalla de los alemanes ilustres, el simbolismo de La Rosa Blanca sigue más vivo que nunca y sus compañeros continuaron su lucha, tan importante para la caída del régimen nazi.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén