Reflexiones

Los mejores consejos para la vida

Psicología, Salud mental

Cómo nos afecta escuchar quejas constantemente

Quejarse es una manera de liberar tensión y desestresarse. Todos en algún momento nos quejamos, pero cuando lo hacemos más de la cuenta, podemos terminar por estresar a quienes nos escuchan.

Es por eso que la queja puede ser buena para quitarnos cargas, pero al mismo tiempo, de forma recurrente puede ser mala y afectar la salud mental de quien la escucha. A continuación te explicamos cómo escuchar tantas quejas puede afectarte.

Las consecuencias de escuchar quejas

Escuchar quejas constantemente es una fuente de estrés que nos lleva a tener pensamientos y sentimientos negativos. La queja nos genera preocupación y hace crecer dentro de nosotros sentimientos como miedo y tristeza, también nos hace ver que algo o todo en la vida va mal y nos sumerge en un estado de desesperanza.

Asimismo, escuchar quejas hace que nuestra capacidad de concentración o enfoque disminuya, ya que los recursos atencionales se tienen que repartir entre más estímulos. Esto afecta a su vez, nuestra capacidad de tomar decisiones y resolver problemas, pues estamos más enfocados en los problemas que en descartar opciones para encontrar la solución.

Nuestro cerebro interpreta la queja de forma automática como una amenaza, así que el cuerpo responde desencadenando una serie de procesos fisiológicos que serían esenciales en una situación de emergencia. Esto se manifiesta a través de la liberación de una enorme cantidad de cortisol, una hormona que en una situación de amenaza real nos impulsaría a correr y salvar nuestra vida, pero que en nuestros problemas contemporáneos solo nos llena de mucho estrés.

Cuando escuchamos muchas quejas, no tenemos por qué implementar esa respuesta de escape, así que el cerebro interpreta un peligro, sin embargo, nosotros actuamos pasivamente, no hacemos nada. Solo escuchamos y nos llenamos de estos pensamientos negativos. Entonces viene lo peor, nuestras neuronas del hipocampo comienzan a morir.

Todo esto lo ha comprobado una investigación de la Universidad de Yale, que concluyó que escuchar a otra persona quejarse por 30 minutos o más hace que las neuronas del hipocampo se despeguen y mueran. En ese sentido, escuchar quejas es nocivo para la salud mental, el aprendizaje, la memoria y la salud en general.

Qué hacer ante las quejas

Los expertos recomiendan tomar algunas directrices para minimizar su efecto:

  • Limita el tiempo que pasas con personas que sabes que se quejan mucho.
  • Pide soluciones a la persona que se queja de sus problemas, llevarla a pensar en soluciones puede hacerle replantear sus problemas y tomar otra perspectiva.
  • Recuerda que no es tu problema, si te produce estrés, no te involucres demasiado en la conversación. Como no es tu problema, sonríe y deja un comentario positivo tras la queja.
  • Sé fiel a tus ideas, no te dejes invadir por los comentarios negativos ni cambies tu perspectiva positiva.
  • Desconéctate, no estás obligado a escuchar las quejas, puedes pasar el tiempo en cosas que realmente llenen tu corazón.

Es bueno estar para los amigos, pero recuerda que primero debemos aprender a estar para nosotros mismos.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén