Reflexiones

Los mejores consejos para la vida

Reflexiones

Al mejor amigo que no veo todos los días: pase lo que pase, la distancia nunca nos cambiará

Tu mejor amigo no necesita estar cerca de ti para cumplir su misión en tu vida. Mejor amig@, la vida, las crisis y los propósitos nos han distanciado en gran medida. Por fortuna, esa distancia es solo física, nuestros corazones están más en sintonía que nunca.

Por supuesto que quisiera abrazarte y reírme contigo, a veces creo que los mensajes, las notas de voz y las llamadas no son suficientes. Pero entiendo que debes estar lejos, que tu historia se está escribiendo en otra parte, y que si la vida lo permite, nos volveremos a encontrar.

No dejes de mantenerme al tanto, quiero saber tus penas y glorias, quiero celebrar contigo en la distancia cada pequeña victoria, pero también quiero hacerte saber todos los días que cuentas conmigo para pelear las batallas. Pues al final de eso se trata la amistad, de estar yo para ti, y tú para mí, hasta el fin del mundo.

Gracias a Dios no vivimos en otra época, donde la distancia sí sería definitiva. Podemos mensajearnos, llamarnos o vernos vivir nuestras vidas a través de las redes sociales. No puedo olvidar la persona tan especial que eres porque sencillamente la comunicación no lo permite. Así que bendita sea la tecnología que me permite seguir abrazando en la distancia a las personas que amo y valoro profundamente; tú eres una de ellas.

Te conozco también que sé que ni el tiempo, ni el dinero, ni la presencia de otras personas, ni la distancia, podrán destruir una amistad tan real. Gracias por mantenerte a mi lado por años, porque encontrar una amistad tan sincera en estos tiempos de apariencias es tan difícil.

No me importa si engordas o si bajas de peso por cómo te veas, solo me preocupa tu salud, saber que comes bien, que duermes bien y que te sientes bien. Por todo lo demás, me doy por servido. Porque ¿de qué me sirve tenerte a mi lado siendo infeliz? Prefiero verte brillar en la distancia, porque sé que si me concentro lo suficiente, puedo sentir tu cariño y tu aprecio.

Gracias por siempre estar pendiente y reportarte, sé que a menudo no soy la primera persona que escribe, pero valoro mucho ver en la vista previa que tengo un mensaje tuyo. Sé que nunca se acabarán nuestros temas de conversación, que siempre habrá algo que discutir y cosas de las cuales reírnos. Pero de lo que estoy muy seguro es que nos volveremos a encontrar, a abrazar y será como siempre, nada, absolutamente nada, cambiará.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén