Reflexiones

Los mejores consejos para la vida

Consejos

Ser “demasiado amable” daña tu vida de estas 4 formas. ¡Cuidado!

La amabilidad es una gran virtud y para nada hay que desprestigiarla. Mi abuela me decía que la amabilidad y una sonrisa en el rostro abren muchas puertas. Sin embargo, hay que tener cuidado y saber cuándo es demasiado.

A veces por mantener la amabilidad donde más bien debemos tener garra, terminamos haciendo el papel de tontos. Hay gente que simplemente no merece tanta amabilidad, así como el sembrador cuida la tierra en la que siembra para no perder la semilla, nosotros debemos cuidar en quién invertimos la mejor versión de nosotros.

Si te pasas de amable con personas que no lo merecen corres el riesgo de verte afectado de las siguientes formas:

Vives frustrado contigo mismo

Mucha de la frustración que puedes estar experimentando puede estar relacionada con personas que no saben valorar tus esfuerzos. Todo el tiempo te reprimes de decir lo que piensas o cómo te sientes por ser amable, sin embargo, no hay equilibrio en tus esfuerzos pues solo das sin recibir nada a cambio. No debes rebajarte al nivel de los demás, pero a veces eres demasiado cuidadoso en dar respeto a personas que son totalmente irrespetuosas. Reflexiona en ello.

Nunca tienes tiempo para ti

Tu problema es que no sabes decir que no, por eso tu agenda siempre está llena, pero no con las cosas que te gustaría hacer sino con compromisos que odias. Recuerda que no puedes servir a los demás si antes no tienes una buena salud física y mental y estas dependen mucho del tiempo de calidad que tengas para ti mismo. Si por amabilidad siempre cedes ante las demandas de los demás, te quedarás muy estresado y comprometido.

Dejas ir todas tus opiniones y deseos

Silencias tanto tus pensamientos y opiniones para no irrespetar a los demás, que te has estado quedando sin voz. Si ellos pueden hablar, criticar y hablar abiertamente sobre sus opiniones, tú también puedes hacerlo eventualmente. Si no expresas lo que piensas, poco a poco dejarás de ser tú. Recuerda que tienes tanto valor y autonomía como cualquier otra persona, y ahora que todo el mundo está dispuesto a decir lo primero que se le cruce por la cabeza aunque sea una tontería, tú tienes derecho a expresarte. Si bien las opiniones no son la verdad, todos tienen derecho a expresarse.

No estás tomando decisiones en tu propia vida

Si eres demasiado bueno, estarás tan ocupado en los demás que dejarás pasar muchos trenes en tu vida. Y por otro lado, cuando tengas oportunidad de tomar una decisión terminarás decidiendo para beneficio de los demás y no tuyo. Ten mucho cuidado con eso. Recuerda que la vida es una sola y que debes vivir la tuyo de forma original y auténtica. Tus decisiones no son transferibles, ninguno debe decidir por ti, es tu poder y tu beneficio.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén