Reflexiones

Los mejores consejos para la vida

Familia

En algún lugar del cielo, mi padre me sonríe

“Este es el precio que pagas por tener un gran padre. Obtienes la maravilla, la alegría, los momentos tiernos, y también las lágrimas al final”. Harlan Coben.

Estas es sin duda una frase bastante emotiva que no nos genera más que reflexión. Y es que no podemos negar lo difícil que puede ser el perder un ser amado y más cuando esta persona ha sido tan significativa en nuestra vida. En este caso, lo duro sucede cuando quien parte es el padre. Si eres tan apegado a tu papá seguramente comprenderás de lo que hablamos.

Siempre estarás conmigo, papá

Los padres casi nunca terminan teniendo la mejor reputación. Por lo general siempre se consideran como los más blandos, los irresponsables, quienes solo consienten a los hijos o quienes los malcrían. Otros terminan siendo padres ausentes, adictos o con cualquier otra clase de vicios que no le deja a su hijo más que malos recuerdos. La figura de un padre en la sociedad actual cada vez está más y más rezagada, algo que debería cambiar muy pronto.

Y es que pese a esta mala reputación, los padres son indispensables para la formación de los hijos. Muchos no lo ven así y consideran que solo basta el amor de una madre para este fin. Sin embargo, un padre le da a un hijo el carácter, la seguridad, la integridad, el valor y la valentía para seguir adelante y para actuar con honor y con justicia. Una madre aunque lo intente no podrá llenar jamás estos zapatos, porque simplemente hay cosas que solo fueron diseñadas de una sola manera.

Claro que hay quienes pensaran diferente y está bien. Muchos dirán que conocen o que vivieron en casas donde solo la madre se encargó de todo y funcionó perfectamente, y está bien. Pero recuerda que solo hablamos del deber ser, existen casos aislados donde esta ley no aplica y las madres terminan haciendo un gran trabajo, pero la idea de que tú tengas que hacer dos papeles no es algo que esté bien. No porque seas muy bueno en futbol significa que puedes jugar dos posiciones al mismo tiempo y creyendo que rendirás igual que cuando juegas en tu posición fija.

Pues bien, existen padres maravillosos, apegados y muy comprometidos con sus hijos. Estos hombres luchadores que han sabido salir adelante y enseñarles a sus hijos a como ser dignos, responsables, sinceros y justos. Cuando tienes a un padre así, ¿Cómo lo olvidas? Algo así no sucede y duele mucho verle partir sin importar si ya estaba viejo y enfermo.

A todos nos cuesta lidiar con la muerte pero si el muerto es un ser tan increíble como un padre, el dolor es mucho mayor. Lo bueno es que habrá hecho tanto por ti este ser que podrás tenerlo presente en todo momento y lo que es más importante, podrás sentir que te acompaña a donde quieras que vayas, que te habla, que te cuida. Nunca dudes que tu padre, si ya ha fallecido, está en algún lugar cuidando de ti, esperando a ese nuevo reencuentro una vez que tú partas de aquí.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén