Reflexiones

Los mejores consejos para la vida

Consejos

No hables de tus logros con nadie. ¡La envidia tiene el sueño ligero!

Si te va mal, guarda silencio, si te va bien, también. Con las personas en general podemos hablar de trivialidades, pero dar demasiada información de nosotros mismos, solo debemos hacerlo con las personas más cercanas y de confianza.

No podemos abrazar a todo el mundo como confidentes. Ese es un lugar que las personas tienen que ganarse y es probable que en tu vida llegues a tener solo un par de confidentes. No se trata de volver toda tu vida un misterio, sino de protegerte de las malas intenciones que abundan en este mundo.

Es probable que pienses que no hay envidia a tu alrededor. Pero el corazón de las personas es tan engañoso que todo lo que son no se muestra a simple vista, sobre todo cuando de envidia se trata. Una vez que algunas personas saben que te empieza a ir bien, comienzan a aflorar actitudes desagradables que tenían muy bien escondidas.

El consejo que te damos, es pura sabiduría de las abuelas: no hables con ligereza de tus sueños ni mucho menos de tus logros, porque la envidia tiene el sueño ligero.

Cuando logramos algo, nos sentimos tan contentos que queremos compartirlo con el mundo entero. Ahora sobre todo existen las redes sociales que nos permiten informar a conocidos y desconocidos cómo va nuestra vida en los ámbitos del amor, el trabajo, la familia, los emprendimientos, etc. Esto puede ser mágico, pero también puede ser en extremo nocivo.

Si quieres atraer a gente negativa como insectos hacia la luz, solo cuenta acerca de algún logro o emprendimiento. La información valiosa sobre nuestras vidas y éxitos debe reservarse solo para aquellos que estamos seguros que están alentando nuestra felicidad.

Todos de cierta forma tenemos un equipo de animadores en nuestra vida. Hablamos de ese par de personas que sueñan contigo, que creen en ti y te impulsan a alcanzar tus metas. Esas personas que aportan su granito de arena para que tu sueño sea un esfuerzo realizable. Es completamente válido compartir el logro con estas personas realmente interesadas. Pero a los demás ¿para qué informarles?

Cuando un envidioso se ensaña contigo, la experiencia puede ser muy tóxica. No necesitas manchar la alegría de tus logros con las envidias de los demás. Te invitamos a ser sabio y responsable con tu propia vida y a que no les des a las personas envidiosas lo que quieren. ¡Guarda tus éxitos para las personas que en verdad te aman! Y verás cómo más logros llegan corriendo a tu vida.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén