Reflexiones

Los mejores consejos para la vida

Consejos

Comenzarás a ser verdaderamente feliz cuando dejes de exponer tu vida a aquellos que no deberías

La felicidad no se exhibe. No importa si has caído en este error por inocencia o por presunción, el resultado es el mismo: nada bueno.

La necesidad de contarle a los demás lo bien que te está yendo puede tener un costo muy alto. Las victorias, al igual que las derrotas, solo se comentan con personas de mucha confianza, que si las contamos con los dedos de una sola mano nos sobran.

Si te va bien, sé discreto, si te va mal, también sé discreto

Con el auge de las redes sociales, ha despertado una necesidad por demostrar o aparentar la felicidad. Mientras más personas vean nuestras Historias en Instagram o Facebook, más satisfechos nos sentimos. Mientras más likes tenga una publicación, más alimentamos nuestro ego.

Este nuevo movimiento nos motiva a contar todo lo que nos pasa cuando no siempre es sano. Particularmente porque ahora más que nunca todo mundo tiene algo que decir y casi nadie está dispuesto a escuchar de verdad. Por eso, nuestras buenas nuevas no siempre son bien recibidas por otros, la gente ahora está tan enamorada del sonido de su propia voz y tan entusiasmada por contar su propio éxito (aunque no sea real), que le aburre, le fastidia o hasta le genera envidia escuchar lo bien que te va.

Algunas personas te desean el mal con plena consciencia de su malicia, otras ni siquiera se percatan de que sus vacíos emocionales y existenciales generan desprecio y envidia hacia tu éxito. Pero el punto siempre será el mismo: estas personas enviarán malas energías, sentirán envidia y resentimiento hacia tu calidad de vida y bienestar.

Por eso, si te está yendo bien, sé discreto. De esa manera cuidas lo que con tanto esfuerzo has conseguido y no contaminas el corazón de los demás. No les des material a los demás para que te envidien. Aquellos que se regodean en Facebook de que muchas personas le envidian tal vez no se percatan de que están exponiendo sus propios vacíos y su malicia.

No debe interesarte ni ser envidiado ni ser admirado, sino que simplemente debes enfocarte en disfrutar tu felicidad, porque el que otros se enteren no te hará más feliz, al contrario, puede poner en riesgo tu estado actual con tantas malas energías.

Y si te va mal, está bien desahogarte con alguien de confianza, pero tampoco expongas tu desgracia. Porque el verdadero amigo estará para consolarte aún sin que digas una palabra, pero los chismosos malintencionados solo tomarán partido de tu mal sentir. Si puedes quedarte con una sola palabra de este post, que sea discreción. Que tu éxito y tu fracaso lo sepan solo quienes lo tienen que saber, no te esfuerces ni te esmeres por hacer que tu vida sea pública, porque aún las celebridades se sienten infelices de no poder contar con el beneficio de la privacidad y la discreción

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén