Reflexiones

Los mejores consejos para la vida

Consejos

Ignora las críticas de aquellos que no conocen tus luchas. Dios está orgulloso de ti, ¡y eso es lo que importa!

¡Qué fácil se les hace a otros opinar cómo debería ser tu vida o señalar en qué te has equivocado! Si eres de esas personas que reciben más críticas que palabras de aliento de quienes le rodean, solo Dios y tú conocen por todo lo que has pasado y que más de una vez has hecho de tripas corazón para salir adelante. Solo por eso deberías sentirse orgulloso y orgullosa.

No importa cómo le presentemos nuestra historia a los demás, muy pocos tienen el don de la empatía. Muchas personas pueden oírte sin escuchar realmente lo que tienes para decir, y pueden ver tu vida solo para juzgarla y no para aprender algo de ella.

Seguramente en el camino habrás cometido muchos errores, pues nadie es perfecto. Pero también es  probable que de todos esos errores habrás aprendido valiosas lecciones. Has aprendido que tu pasado no te define, sino tus acciones en el presente. Por eso nadie debería poder juzgar quién eres por algo que hiciste en el pasado. Tú has luchado contra tus propios monstruos y has vencido, de la mano de Dios, para ser una persona diferente, ejemplar y digna de admirar.

Porque un ejemplo a seguir no es aquel que nunca se equivoca, sino aquel que cometiendo constantes errores, puede retractarse, pedir perdón y corregir sus pasos. Dicen que sabio es el que aprende de los errores de otros; lamentablemente puede que tú no hayas aprendido de aquello en lo que otro se equivocó, pero al retractarte de tus propios errores, quienes están a tu alrededor aprenderán de ti, no solo por el error que cometiste sino por cómo lo superaste y saliste adelante.

Lamentablemente se necesita ser sabio para aprender de la vida de los demás. Mientras tanto los necios y tontos se dedican a criticar y a cuestionar qué han hecho y qué no los que le rodean. No caigas en su juego, no te dejes ofender ni humillar, pues Dios conoce tu corazón, sabe cuánto has madurado y lo que has aprendido en el camino.

Dios es el único que juzga y de aquellos que se levantan osadamente a juzgar a su prójimo, Él se encargará. Tú mientras tanto enfócate en ti mismo, en perseguir una vida mejor, llena de paz y de amor. No riñas ni pleitees con la gente si no es estrictamente necesario, porque hay personas que te quitan años de juventud sin que te des cuenta y a decir verdad no lo merecen. No merecen el tiempo, la pena ni la mortificación.

Dedica el tiempo que pasas peleando en cultivar el amor en tus relaciones con familia, pareja y amigos. Verás cómo en lugar de envejecer cada día te rejuveneces; porque el amor llena de vida y aleja los signos de vejez.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén