Reflexiones

Los mejores consejos para la vida

Psicología, Reflexiones

¿Eres tu propio mejor amigo o tu peor enemigo?

Una de las cosas más importantes que debemos lograr en nuestras vidas es el amarnos a nosotros mismos, de no hacerlo, terminamos en situaciones lamentables convirtiéndonos en nuestros peores enemigos.

Amigo o enemigo ¿cómo te sientes contigo mismo?

¿Sabías que nosotros podemos ser lo peor que nos haya pasado a nosotros mismos en toda la vida? Esto lo descubrí hace mucho tiempo atrás. Mi historia no es muy diferente a la de muchos que quizás han sentido que el mundo los ha golpeado. Sin embargo, muchas veces sufrimos más en nuestras propias manos que en las manos de los demás. Les contaré.

De pequeño fui esa personita gordita que todos adoraban, el problema es que por “todos” me refiero a mis padres. Desde luego que en ese tiempo yo desconocía la crueldad del mundo que me rodeaba, pues al crecer parece que lo que antes me hacía ver adorable, ahora me hacía ser horrible. Y más allá de eso, nadie me respetaba, y constantemente fui razón de burla, insultos y desagrado para otros. Hubo momento en donde recibí humillaciones en público y eso es algo que no se olvida con facilidad.

Nada de eso cambió en mucho tiempo, en su lugar se fue incrementando más y más hasta que me afectó en los estudios y luego de ser buen estudiante me convertí en alguien que no quería ir a clases por temor a recibir más burlas. Perdí varios años y me enfoque a mantenerme solo. De alguna manera no me podía sentir seguro de tener amigos, pues incluso los pocos que tenía en algún momento terminaban haciendo burlas de mí.

Todo esto debió ayudarme para pensar de una de las dos formas lógicas, que era fortalecer mi carácter y hacerme respetar, o sentir lastima por mí y llorar para dejar salir la presión. Pero en su lugar mi mente terminó eligiendo una tercera opción que fue el ponerse del lado de quienes me humillaban. Es decir, mi mente aceptó todo cuanto me decían, aceptó que yo no debía tener amigos, que no debía estar en lugares donde hubiese mucha gente, y aceptó cada insulto que recibí. Con los años, esos insultos se hicieron cada vez más grandes y fuertes en mi cabeza pero ya no venían de otras personas, ahora provenían de mí.

Con los años aprendí a defenderme y a no aceptar que nadie se metiera conmigo y hasta ahora nadie más lo ha vuelto a hacer. Pero por muchos años lidie y aún lidio con todos esos insultos que mi mente tiene para mí. Muchas veces me digo que duermo con mi peor enemiga y siempre pienso que si fuera posible me desprendería de ella. No es fácil.

Por esta razón, el mejor consejo que puedo darte es que analices tu vida y mires tu entorno y te fijes si en verdad son las personas a tu alrededor la que te juzgan o si son las circunstancias las que evitan que logres alguna meta o eres tú mismo o tú misma quien evita que el éxito te toque. Podrías descubrir que tu mejor o peor amiga o amigo siempre has sido tú mismo.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén