Reflexiones

Los mejores consejos para la vida

Reflexiones

Si dices que a mí me falta malicia es porque a ti te sobra maldad

“Tienes que tener más malicia”, es una recomendación que algunos hacen a las personas de buen corazón. Actualmente, parece que los valores fueran en realidad defectos y que fuera muy malo ser honesto, gentil, respetuoso y amigable. ¿En qué clase de personas nos tenemos que convertir si debemos ocultar nuestros valores al mundo?

Están muy equivocados aquellos que piden más malicia, porque malicia sobra en este mundo. En este mundo hacen falta más valores, más respeto y lealtad.

¿Para qué sumarle malicia al mundo? En todo caso hay que aprender a ser más inteligente y no dejarse engañar por gente inescrupulosa. Pero los valores hay que cultivarlos, no esconderlos, llevarlos a donde sea que uno vaya y dejar que nos definan.

No hay que restarse bondad, hay que sumarse cada vez más

No tenemos que endurecer nuestro corazón, volvernos implacables, aprender a aprovecharnos de otros, estafar, engañar, mentir, herir y buscar solo nuestro propio beneficio. Si alguno cree que en tales conductas está la clave de la prosperidad y la felicidad está muy equivocado, pues básicamente no hay felicidad donde no hay luz, y no hay luz donde no hay bondad.

Si alguien te dice que te falta malicia es porque tiene mucho que aprender y casi nada que enseñarte. Escucha con atención a aquella persona que con valores, corazón sincero y humildad, te enseña a través de palabras y ejemplos. No escuches a los que actúan como la serpiente en el jardín del Edén, que repiten palabras de maldad y te hacen dudar tus valores.

Todas las personas que nos hablan en el día a día siembran de alguna manera semillas que pueden ser de bien o de mal. No dejes germinar en ti estos consejos vacíos, que no te halan hacia la luz sino hacia la oscuridad. A ti no te hace falta malicia, al mundo le hace falta más bondad.

Ser víctima de un engaño es frustrante, pero no cambies lo bueno que hay en ti por lo malo que hay en otros, pues es como si vaciaras todos tus tesoros en el mar.

Aun con toda la frustración que puedas sentir porque alguien se quiso aprovechar de ti, escucha consejos más saludables, no de odio. Aprende a identificar a los malos y no te conviertas en uno de ellos, analiza cómo actúa la gente aprovechada y la próxima vez no formes parte de su juego, aléjate de personas que se pueden considerar tóxicas para tu vida. En pocas palabras, desarrolla inteligencia emocional, aprende a manejarte a ti y a tus relaciones.

Entenderás que todo en la vida es para aprender y hacernos más sabios, no más testarudos y desconfiados. La sabiduría no tiene nada que ver con sentir resentimiento por los demás, sino con orientar bien los recursos que tenemos dentro, dándoles lo mejor de nosotros a las personas indicadas. Si te han dicho que te falta malicia, ¡Bienaventurado! Tienes un corazón genuino y digno de confianza.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén