Reflexiones

Los mejores consejos para la vida

Familia

No hay nada más importante para una madre que la felicidad de un niño

A menudo vemos a madres trabajando sin descanso para darle lo mejor a sus hijos. Y es que más allá de una obligación esto es algo que en ellas nace de manera natural sin ningún tipo de presión. Cuando una mujer se convierte en madre, nace en su ser un sentimiento puro de amor que es indescriptible, y que no tiene ninguna comparación. Por esto cuando te preguntes por qué las mujeres son tan apegadas con sus hijos, la respuesta es que ellas solo pueden y saben ser felices cuando ven que sus niños lo son.

Una madre solo apuesta por la felicidad de sus niños

Los seres humanos no sabemos valorar la importancia que tienen las madres para nuestras vidas. Creemos que sí, pero la verdad es que solo vemos un diminuto vestigio de lo que implica ser madre, esto no es algo que se aprende sino hasta que te conviertes en una. Las madres lo dan todo por sus hijos incluso pueden dar la vida. Curiosamente pasa, que las madres se olvidan fácilmente de sí mismas e incluso de la pareja para dedicarse tiempo completo a la maternidad.

Las madres solo quieren que sus hijos sean felices y se enfrentan a toda clase de adversidades en el camino para lograrlo. Y cuando creces y piensas que ya ese exceso de amor y pasión por ti se terminó, descubres que en realidad está aún más colgada contigo, pues para ella tú eres su único y verdadero amor sobre todo si eres el producto de una relación fallida.

Seguramente no será para ti ningún secreto que hoy día son cada vez más las madres que viven solas con sus hijos y que muchas veces terminan teniendo el apoyo exclusivamente de sus propios padres, es decir de los abuelos de ese niño o niña. Y es que los hombres no han sabido ejercer el rol de paternidad que les corresponden y pues en el caso de las mujeres ellas no tienen ninguna opción, una vez que aceptan traer a un niño al mundo, este viene enmarcado con una gran cantidad de responsabilidades y compromisos que una madre asume sin ningún problema.

Te diré algo, en lo personal, yo estoy muy feliz con mi madre, de hecho la vida me dio el regalo de contar con tres mujeres que han sido madre para mí. Sí, a veces pueden ser sobreprotectoras, intensas, quieren estar sobre ti en todo momento, pero nunca lo hacen con esa intensión. Solo que te aman tanto que no importa la edad que tengas, ellas siempre querrán verte como su niño adorado. Da gracias a Dios por tu madre y valórala tanto como puedas porque un día no estará a tu lado para hacerte sentir por demás amado. Las madres son esas personas que deberían ser inmortales. Pero todos estamos aquí de paso, por tanto es un tiempo que se debe saber aprovechar.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén