Reflexiones

Los mejores consejos para la vida

Familia

El amor y la atención son los mejores regalos que un niño puede desear de un padre

La educación saludable para un niño depende del amor incondicional del padre, no de lo que su cartera pueda pagar. Muchos padres que aman a sus hijos cometen el error de trabajar horas extras porque quieren que tengan lo que ellos nunca tuvieron. En consecuencia, los niños terminan teniendo más de lo que piden, pero en casa hay un padre ausente.

Es terrible crecer con un padre ausente, porque la mayoría de los juguetes y la ropa que teníamos de pequeños la hemos olvidado. Pero lo que no se olvida son los momentos de juegos, diversión y cuidados proporcionados por nuestro padre.

En las familias de antaño, los padres eran responsables de poner el pan en la pasa y pasaban todo el día trabajando mientras las mujeres se encargaban de las labores domésticas. Los hombres pasaban tanto tiempo fuera de casa que rara vez tenían una conversación franca con sus hijos. Muchos crecimos con estos modelos donde la madre era la única responsable de la crianza, y vaya que era una carga difícil de llevar.

En casa, tanto mamá como papá son responsables de la crianza. No es solo el deber de la madre ir a las reuniones escolares, enseñarles lo que está bien y mal, ayudarlos a hacer la tarea, mandarlos a bañar, etc. Los padres deben tener una participación más activa, estar presentes en cada faceta de la vida de sus hijos.

Un padre educa, instruye, da amor y cuidado, tus hijos no solo tienen necesidad de comida, calzado y vestimenta, lo que más necesitan es tu amor y tu compañía mientras crecen. Por tanto, habla con tus hijos todos los días, pregúntales cómo les fue en su día, enséñales a confiar en ti. Que no solo acudan a ti cuando necesitan algo que se puede comprar, pues esto no refleja que ellos sean ingratos, sino que esa es el tipo de paternidad que les has manifestado hasta ahora. Si en lugar de eso, tus hijos se abren contigo y comparten tiempo de calidad, es una señal de que lo estás haciendo bien.

No importa si crees que la madre es mejor en algunos aspectos como dar consejos, el hecho de que al menos intentes escuchar y dar unas palabras será muy preciado para tu hijo y lo recordará para siempre. Participa en todas las facetas de la vida de tu hijo y no ten canses de intentarlo, porque nadie nació sabiendo cómo ser padre y leer algunas cosas te puede dar una idea, pero al final, solo aprenderás a partir de la experiencia.

En conclusión, este mensaje no es para los padres que deliberadamente prefieren estar lejos de casa para no compartir tiempo con sus hijos, sino para aquellos que, amando mucho a sus hijos, se alejan de casa porque quieren darles “lo mejor”. Lee esto con atención: lo mejor para tu hijo es tu presencia.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén