Reflexiones

Los mejores consejos para la vida

Familia

Nuestra familia puede causar heridas profundas que son difíciles de curar

Algunas de las heridas más profundas que las personas tienen en sus corazones han sido causadas por familiares. Naturalmente, los miembros de nuestra familia son las primeras personas en las que confiamos, y esa confianza puede ser mal pagada.

Todos nos sentimos susceptibles cuando somos lastimados por otra persona, pero cuando esa persona es un familiar, puede causar las heridas más profundas.

Con la familia creamos nuestros primeros vínculos afectivos. Nuestros familiares forman parte de nuestra vida diaria por lo que es más difícil superar una herida. Al resto de personas las puedes ignorar y seguir adelante, pero a tu familia no. Así que el proceso de curación se hace más lento y difícil.

Puedes ignorar a las personas de tu círculo social con malas intenciones, pero cuando es tu familia la que tiene malas intenciones hacia ti, es un golpe duro al corazón.

De la familia esperamos respaldo, apoyo, confianza, cariño, respeto y amor incondicional. Esa es la expectativa de toda persona saludable. Pero en muchas familias lo que abunda es la envidia, los chismes, la falta de respeto, el abuso y la deslealtad. Cualquiera puede decir que no le importa lo que piensen los demás, pero cuando no se cuenta con el apoyo de la familia, es muy doloroso, nadie puede ignorar eso.

Muchos individuos con depresión, ansiedad, ataques de pánico y aislamiento vienen de familias muy disfuncionales, nunca se han sentido respaldados por nadie. Una familia en la que abundan los pleitos no puede formar individuos saludables mental y emocionalmente. Las familias que tienen demasiados conflictos deben ser restauradas desde la raíz, pero cuando esto no es posible o no depende de ti, debes alejarte por tu propia salud y bienestar.

Si permaneces en un ambiente familiar tóxico, no te harás más fuerte, sino que cada vez estarás más intoxicado. Muchas personas se re-injertan en nuevas familias, ya sea de amigos o formando una propia, y finalmente logran ser felices. Otras sin embargo, están tan heridas por sus familiares que no pueden sostener relaciones saludables con otros.

Para las personas que han vivido con familiares tóxicos, la clave está en el perdón y la distancia. Perdona sin reparos, y para lograr una verdadera sanidad interior, guarda distancia, sobre todo si sabes que la otra persona no ha cambiado y tiene la daga siempre preparada para lastimarte.

Comienza a escribir una nueva historia. No te aferres a los errores que tu familia ha cometido contigo y empieza a sanar. El mundo está constituido en familia por una buena razón y tú puedes formar parte de una mucho más saludable y feliz, pero para ello, debes tener un corazón sano.

Hay que aprender a guardar distancia, no siempre la reconciliación es posible, pero el perdón nunca es cuestionable. Hay que perdonar para estar en paz, para liberarnos del odio y del resentimiento y tener una buena salud mental. No importa si te ha tocado lidiar con personas difíciles, si tu corazón sana, ten por seguro que la gente correcta llegará con mucho amor a tu vida, nunca estarás solo.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén