Reflexiones

Los mejores consejos para la vida

Reflexiones

El amor de Dios me guía en la oscuridad y me protege en las dificultades. ¡Nunca estoy solo!

Quien tiene a Dios profundamente en su corazón, nunca está solo. El sentimiento de soledad, así como la soledad misma, son experiencias terribles y nos hacen sentir sin propósito, sin sentido y sin dirección. Pero a medida que una persona se acerca humildemente a Dios empieza a encontrar la más grata compañía, la que no defrauda y enriquece en todos los sentidos.

Todos los seres humanos nacemos con un profundo vacío que buscamos llenar a toda costa, y cada quien encuentra una manera. Algunos lo llenan con la compañía de otras personas, otros con sus trabajos y carreras profesionales, otros con amores pasajeros y casi todo el mundo a la vez con el entretenimiento.

Podemos pasar horas enteras pegados a pantallas, sino estamos viendo algún programa de televisión estamos revisando las redes sociales, incluso ambas actividades suelen complementarse. Y es que no queremos sondear el vacío que hay en nuestros corazones, y por eso, naturalmente, buscamos entretenernos a todas luces (y a todas pantallas). Ante esto pregúntate ¿cuándo fue la última vez que pudiste estar solo, sin nada que te entretenga, sin sentirte aburrido?

El aburrimiento es un signo de despropósito y falta de paz. Las personas que se aburren constantemente navegan sin rumbo y necesitan de mucho ruido exterior para distraerte de sus carencias interiores.

Hay una verdad, mayor que todas las verdades, todos los humanos necesitamos a Dios en el corazón. Cuando no se tiene el corazón lleno con lo que naturalmente debe, el amor, nos invade la soledad y con ella esa sensación de desamparo, rechazo y sin sentido. Si eres de las personas que a menudo se preguntan para qué o por qué estás aquí, si te cuestionas el sentido de tu propia existencia, entonces sabrás que hay un vacío que necesita ser llenado.

En este plano, nunca tendremos todas las respuestas, pero tendremos paz, amor y gozo en la medida que conozcamos a quien nos ha creado. Luego, cuando pasemos de este nivel, según la Biblia, conoceremos todas las cosas, lo que era un misterio o lo que interpretábamos borrosamente, será tan claro como la luz del día.

Si necesitas dirección para tu vida, busca el amor de Dios. Si necesitas protección y te sientes desamparado, busca el amor de Dios. Si sientes que tus dificultades te superan, busca el amor de Dios. ¿Cómo empezar? Ora, porque él ha prometido que al que pide se le dará y el que busca encontrará, así que, pase lo que pase, no dejes de buscarlo.

Dios no está tan lejos de ti como te lo han hecho ver, Él no habita en templos hechos con manos de hombres, sino que diseñó el corazón del hombre para habitar en él. Por tanto, llama, Él abrirá, pide, Él dará, busca, y ten la certeza de que siempre lo encontrarás.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén