Reflexiones

Los mejores consejos para la vida

Consejos, Familia

Un verdadero padre es aquel que, incluso después de la separación, se asegura de permanecer en la vida de su hijo

Lamentablemente sigue siendo una realidad: algunos padres, al separarse de la madre, se separan automáticamente de sus hijos. Y aunque en público se ufanan de ser los padres de la criatura, porque así lo dice un papel, la verdad es que dejaron de ejercer paternidad hace mucho tiempo.

Estos casos abundan. Muchas madres se ven en la penosa obligación de pedirles manutención reiteradamente. Otros padres sin embargo son conscientes de que deben aportar para cubrir las necesidades del infante, pero se olvidan que más que dinero, un niño necesita una presencia paterna, enseñándoles con el ejemplo el camino a seguir.

Y así es como muchos padres se ausentan de la vida de sus hijos cuando la relación se termina. No importa si aportan o no económicamente, muchos niños se quedan tristes esperando a que papá venga a buscarlos pero nunca llega. Para estos padres (si se les puede llamar de esa manera), cualquier cosa es prioridad y sus hijos están en último lugar. Solo si tienen tiempo libre y no hay más nada qué hacer, deciden que quieren pasar tiempo con los niños.

Es bastante triste y cruel, sobre todo considerando que para un niño o niña, su padre por malo que sea es un gran amor y un superhéroe. Esto marca profundamente sus corazones y sus vidas porque uno de sus primeros amores les defrauda constantemente y ellos desde su inocencia le siguen amando. Es así como se marcan sus relaciones a futuro.

Claro, hay casos en los que la relación entre los padres es tan tóxica que aunque los padres quieren ver a sus pequeños, las madres manipulan la situación alejándolos. Estos casos también abundan. A esos padres que atraviesan esa situación, ¡ánimo! No dejen de intentarlo, pues sus hijos necesitan verlos y crecer con un padre presente. Las madres que actúan de esta manera no tienen ni idea del daño que les están haciendo a sus hijos.

Tristemente, la figura del padre ausente es una cruda realidad. Por una o por otra razón, muchos niños crecen sin sus padres luego de que ocurre la separación. Pero lo curioso es que muchos de estos padres ausentes llegan cargados de remordimientos cuando estos niños crecen y se convierten en adultos. Regresan con las intenciones de restaurar una relación que en realidad nunca existió. Y en esos casos, todo queda en manos de aquel niño que alguna vez fue abandonado y defraudado, cuya vida fue marcada por esa ausencia para siempre.

Si tu padre que te abandonó y que siempre tuvo otras prioridades antes que tú hoy quisiera regresar cuando ya eres un adulto, ¿te reconciliarías con él? ¿O simplemente le perdonarías pero no querrías sostener una relación? Ambas alternativas son válidas.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén