Reflexiones

Los mejores consejos para la vida

Familia

Estudio: Los adolescentes con padres controladores crecen y tienen problemas en sus relaciones

Ahora los padres buscan ser más permisivos y liberales lo que ha hecho que miles de jóvenes en todo el mundo ahora se comporten de maneras poco maduras y por supuesto que sean más irresponsables. Pero por otro lado, también existe un sector de jóvenes que está creciendo con padres sumamente controladores. Pues bien, cabe resaltar que ni lo uno ni lo otro es correcto. Pero en cierta forma parece que quienes están creciendo con padres controladores están sufriendo mucho más, aquí te decimos por qué.

Lo liberal de esta sociedad puede que haya empujado a un gran grupo de padres a criar a sus hijos con mano fuerte, como lo hacían nuestros abuelos. El problema es que la manera como ellos usan esa mano fuerte no es precisamente como deberían. Si bien los jóvenes requieren estricta supervisión y mucha educación y disciplina, también necesitan su espacio personal en donde ellos puedan ser quienes quieran ser de una manera libre y sin opresión.

Sin embargo, muchos padres interpretaron eso de “mano fuerte” como el ser controladores, es decir, estar atentos a cada menor movimiento que pueda hacer el joven. En gran parte esto lo hacen infundados por lo que ven en la actualidad y por otro lado quizás sienten que deben ser así porque sus propios padres en el pasado así los trataron. Esto está muy lejos de ser considerado como una buena educación, pues a la larga las consecuencias que se verán en estos hijos no serán nada agradable.

Esto es algo que ha predicho un estudio realizado por la Universidad de Virginia, Estados Unidos, cuando un grupo de estudiosos y científicos decidieron investigar si existía la posibilidad de que los jóvenes que eran controlados por sus padres pudiesen tener algún efecto psicológico. Lamentablemente, los resultados este estudio determinaron que en definitiva estos jóvenes tenían dificultades para establecer relaciones sociales a lo largo de sus vidas.

El estudio reunió a 184 personas en edades comprendidas entre los 18 años y los 32 años. A todos se les hicieron preguntas sobre sus vidas, como eran sus padres, cuál era su estado civil y que tanto nivel de educación tenían. Al final es estudio reveló que los jóvenes entre 15 y 16 años, que tenían padres excesivamente controladores mostraron menos madurez psicológica y tendían a ser los menos populares entre sus compañeros de escuela.

Por su parte aquellos de edades entre los 30 y 32 años que habían crecido con padres así, tenían menos probabilidades de conseguir una relación de pareja formal y así mismo contaban con un nivel económico muy bajo. Ante esto, el consejo que podemos dar es directo a los padres. Y es que ustedes deben ser conscientes de cómo los intentos de controlar a los adolescentes realmente pueden obstaculizar su progreso de desarrollo y maduración. Es hora de soltarles un poco esa apretada soga.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén