Reflexiones

Los mejores consejos para la vida

Consejos

Sí, las personas tóxicas tienen un lado dulce, pero no dejes que eso te engañe

Las personas tóxicas pueden ser encantadoras, por contradictorio que parezca. Tienen un atractivo magnético que te hace caer en su juego y regresar una y otra vez. ¿Te has encontrado con alguna persona así? Entonces sabrás que es bastante difícil escapar de sus garras.

Muchas personas tóxicas no son el diablo encarnado, es decir, como toda persona, tienen muchos rasgos de su personalidad que son realmente genuinos y encantadores. Es más, está muy claro que todos tenemos algo de tóxicos en algún momento determinado de nuestras vidas. Sin embargo, el encanto de una persona no significa que tengamos que tolerar el resto de actitudes enfermizas.

Muchos conocen a personas tóxicas no en el ámbito del trabajo, los estudios o en el círculo de amigos; su relación altamente tóxica es la que viven con su pareja. Ahora bien, seguramente la gente pensará ‘si sabes que es tóxico, ¿por qué no lo dejas?’, lo que estas personas no entienden es que se puede estar profundamente enamorado o enamorada de alguien muy tóxico.

Las personas que viven una relación tóxica no están allí contra su voluntad, por muy tóxica que sea la otra persona le aman. El amor prevalece por encima de todas las actitudes enfermizas porque hay un encanto indescriptible y algunas virtudes rescatables en la persona. Así que cuando el corazón pasa por una balanza, el amor pesa más que el sufrimiento, y entonces continúan allí.

Ahora bien, esto no significa que quedarse en una relación tóxica por el amor y lo encantadora que pueda ser la otra persona sea lo correcto. No debes tolerar acciones y actitudes que son realmente dañinas para ti, eso no está a discusión, pero lo que sí debes entender es que por muy encantadora que sea una persona, eso no le descarta para considerarle tóxica (es decir, dañina para ti).

Puede que todo el mundo crea que esa persona es un amor, y que tú mismo creas que es una persona amable y muy gentil. Pero al mismo tiempo puede ser un manipulador de cuidado que maneja los hilos a gusto. Puede que sea muy generoso o muy servicial con los demás, pero eso no le descarta de ser una persona que puede hacerte sentir muy miserable.

Entonces, no tapes el sol con un dedo. No escudes a una persona tóxica detrás de sus buenas acciones y algunas actitudes. Si es malo o mala para ti, guarda distancia. Por lo general las personas tóxicas tienen virtudes genuinas como todos, pero se valen de ellas muchas veces para justificar lo malo o para manipular.

Por tanto, no caigas en este juego. Si una persona ahora mismo está siendo tóxica contigo, no toleres sus malas actitudes y establece límites, incluso si esos límites implican alejarte. Está claro que no debemos ser intransigentes con los errores de los demás pero hay actitudes de manipulación y de abuso que bajo ningún término se pueden tolerar. Si has identificado algo de esto, no te dejes engañar.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén