Reflexiones

Los mejores consejos para la vida

Amor

¡No te conformes con las migajas de afecto! La miga no es pan

¿Eres de los que se emocionan cuando reciben al menos un poco de afecto? Es hora de cambiar esa actitud, pues la vida no quiere eso para ti. Tú mereces más, mucho más, pero no lo recibirás nunca si siempre terminas posicionándote como una persona débil, pequeña, y sobre todo, conformista. Aunque cabe resaltar que la humildad siempre será el mejor camino a seguir. Esto en nada tiene que ver con el hecho de soportar las dádivas de quienes debieran quererte con todo su corazón. Si no estás recibiendo amor en todo su esplendor es hora de moverte a otro lugar.

No te conformes con un poco de amor

Es cierto que a diario escuchamos a las personas hablar de lo valioso que es la humildad, pero un hecho innegable es que las personas son seres que esperan. ¿Qué esperan? Recibir. Todos siempre anhelamos tener, poseer, recibir. Por eso es que constantemente ilusionamos, soñamos y anhelamos. No resulta fácil por tanto, ver como otras personas tienen y nosotros no y más si estamos haciendo algo por conseguir lo que queremos, es decir, si estamos haciendo méritos.

Lamentablemente, las cosas no resultan siempre como esperamos y pasa que a veces no recibimos de los demás lo que damos. Te daré un ejemplo con el que muchas personas se pueden identificar.

Hace años amé con todo mí ser a una sola persona, entregue además de años, tiempo y esfuerzo buscando enamorarle día tras día. En mi corazón sentía que estaba logrando algo en esa persona, en realidad se podría decir que creía que me amaba de la misma forma como yo lo estaba haciendo. Y quizás al principio de la relación fue así, pero con el paso del tiempo todo fue mermando hasta que un día esa persona cayó en la infidelidad.

Podrías pensar que la salida a esto era la finalización de la relación. Pero la verdad es que esa persona continuaba diciendo que me amaba, y yo por todo el amor que sentía, decidí creerle y acepte seguir a su lado a pesar de que ya tenía a alguien más. En un abrir y cerrar de ojos pase de ser la pareja a ser amante y eso al principio lo acepté pues pensaba que las cosas cambiarían nuevamente y el amor se restablecería.

Sin embargo, el tiempo pasó y la realidad fue que pude notar como yo ahora solo recibía la mitad o quizás menos del amor y la atención que recibía antes. ¿Qué tocó hacer? Simple, dejar hasta allí todo y valorar mi propio corazón.

Con el tiempo comprendí que las personas deben ser merecedoras del amor que se les ofrece y que si no pueden amarte con la misma intensidad como tú le estás amando entonces no vale la pena esforzarse tanto pues al final solo tú saldrás herido o herida.

Esto aplica para todo en la vida. Nunca te conformes con solo un poco de afecto, de hecho nunca te conformes con nada. Si actúas con fidelidad, amor, sinceridad y pasión eso mismo debes recibir y con la mima intensidad sino, tan solo espera más adelante a que llegue el indicado o la indicada.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén