Reflexiones

Los mejores consejos para la vida

Consejos

A mi edad no se vive para impresionar a nadie se vive para ser feliz

Se dice que uno es tan viejo como se sienta, pero la verdad es que por más jóvenes que nos sintamos, cada año cuenta. Cuenta en experiencias, errores, éxitos, y muchas otras cosas que forman parte del camino que hemos andado ya desde hace un buen rato. Pero nada de esto es malo, todo lo contrario, si estamos aquí todavía, no es solo porque aún no cumplimos nuestro propósito de vida, sino porque aún nos faltan muchos momentos felices por pasar, y estos no los viviremos buscando impresionar a los demás.

Hoy me preocupo por ser más feliz que por impresionar más a los demás

¿Sabes cuantas veces vivimos intentando aparentar lo que no somos solo para impresionar a otros? Si no lo has hecho, felicidades. Pero si por el contrario has caído muchas veces en lo mismo, es hora de que cambies esa mentalidad porque estás perdiendo tu tiempo. A mí por ejemplo me sucedió, y hoy intento vivir para mí y no para los demás.

En la infancia y sobretodo en la adolescencia, uno se acostumbra fácilmente a vivir buscando la aceptación de los demás. Queremos más amigos, o conquistar a alguien y para hacerlo nos comportamos como no somos. De hecho, muchas veces nos convertimos en otra persona y dejamos atrás tantas virtudes que de haber sido explotadas hoy seríamos personas más grandiosas.

En mi juventud por ejemplo, fue así. Pase muchísimos años queriendo encajar, y para hacerlo muchas veces tuve que mentir, exagerar y modificar patrones de mi personalidad para que otros pudieran aceptarme. Sumado a esto, si sentía algún tipo de interés emocional hacia otra persona, hacía muchas cosas que ni siquiera me gustaban, solo para poder agradarle. ¿Y cuál era el resultado? Momentos agradables que no duraban mucho, para luego terminar con el mismo vacío porque sabía, que solo buscaba impresionar a los demás.

La felicidad, es lo único que realmente importa, y esa felicidad se encuentra dentro de nosotros mismos solo que no la vemos por estar atentos a otras cosas. Hoy, prestamos más atención a lo que dicen y piensan los demás. Estamos enfocados solo en las redes sociales, y en una gran cantidad de cosas banales que no nos edifican como seres humanos en nada. No nos esforzamos por cultivar momentos realmente especiales que nos hagan disfrutar de experiencias verdaderas que se queden en nuestras mentes para siempre. Pero, estas son cosas que no se aprenden muchas veces cuando somos niños ni adolescentes, pues creemos que nuestra vida es interminable y por tanto preferimos seguir el mismo patrón que sigue la mayoría.

Si pudiéramos comprender a temprana edad la importancia de vivir a plenitud cada momento, pasaríamos menos tiempo pegados en una pantalla de celular viendo a otras personas disfrutar de lugares increíbles, e iríamos a esos lugares para disfrutarlos en persona. Solo imagina cuántas veces te quedas mirando una foto de algunas montañas, ¿Qué tal si en lugar de impresionarte con la foto, vas a allá o a algún lugar natural de tu ciudad y lo disfrutas?

Si lo piensas bien, la vida no es tan larga para estar desperdiciándola en redes sociales, ni mucho menos, para estar buscando impresionar a otros. Sé tú mismo, haz que te quieran y te valoren por quien eres, valora cada año de tu vida y vive solo para ser realmente feliz.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén