Reflexiones

Los mejores consejos para la vida

Reflexiones

Todos los días tengo agua para beber, ropa para vestir y comida para comer. ¡Agradezco a Dios!

Tengo comida, ropa para vestir y un techo sobre mi cabeza, en todas estas cosas veo el amor incondicional de Dios. Por supuesto, tengo muchos proyectos en mente, me gustaría ser próspero y alcanzar muchas metas, pero el centro de mi vida no está en las cosas que puedo tener o los puestos que puedo llegar a ocupar, sino en la fe y en la gratitud hacia quien da todas estas cosas.

Porque ninguna persona por mucho que se esfuerce puede agregar un centímetro a su estatura, como dice Jesús en su palabra. Todo lo que tenemos, sea mucho o poco, no corresponde tanto a nuestros esfuerzos si no a su voluntad.

Cuántas personas no invierten tiempo, dinero y mucho esfuerzo en proyectos que fracasan y los llevan a la bancarrota. Seguramente alguna vez nos habrá pasado que trabajamos mucho por algo y nunca lo alcanzamos. Esto nos enseña que lo que tenemos no es por nuestros propios esfuerzos, sino porque Dios nos lo permite.

Por supuesto que es bueno trabajar, el trabajo dignifica al hombre, pero aún para trabajar Dios debe permitirnos tener buena salud y oportunidades. Entonces, como he entendido que todo lo que llega a mí viene de Dios, se lo regreso a Él en gratitud y alabanza, no me quedo con nada como si fuera la autora o la dueña, antes soy agradecida y regreso las mejores palabras de alabanza a la fuente de donde provino todo esto.

Este es el mejor culto o práctica religiosa que podría recomendar. Reconocer que Dios es el dueño de todas las cosas y que lo que yo tengo, me esfuerce mucho o poco, es por su gracia, porque a Él le ha complacido. En consecuencia, agradezco, levanto alabanzas y le demuestro mi amor, porque Él, con todas estas cosas, me amó primero.

Y puede que alguna área de tu vida no esté marchando sobre ruedas, pero en alguna otra Dios está obrando y te está mostrando su favor. Solo necesitas creer que el mismo Señor que obra en esa área de la vida, puede obrar en la otra que realmente necesita.

Y recordemos juntos también que Dios hace milagros, que hace posible lo imposible y que si ponemos toda nuestra fe en Él, recibiremos grandes señales. Este es un tiempo que para muchos ha sido de aflicción, pero la buena noticia es que precisamente en tiempos como estos la gloria de Dios se manifiesta como nunca.

Si estás preocupado, ora, si estás viendo escasez en casa, ora, si estás enfermo, ora y pide que oren por ti. Este es el tiempo perfecto para reconectar tu espíritu, alejarte de la altivez y la vanidad y buscar la esencia de todas las cosas.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén