Reflexiones

Los mejores consejos para la vida

Consejos, Superación personal

Empieza donde estás. Usa lo que tienes. Haz lo que puedes

No existe un momento perfecto para emprender, toda persona que trabaja por su realización comienza con poco o con mucho, pero le da inicio a sus ideas. Si nunca empiezas está claro que nunca fracasarás, pero tampoco experimentarás los logros y la satisfacción de vencer los peores desafíos. Es por eso que estos tres pasos son los que sigue todo emprendedor al llevar a cabo una idea de negocio.

Los 3 pasos desafiantes para arrancar con un emprendimiento

1. Empieza a donde estás

No esperes demasiado porque las ideas también sufren la obsolescencia. La mayor parte del tiempo nos cuesta iniciar un proyecto porque no tenemos fe en nosotros mismos. Creemos que no estamos preparados para los desafíos, que nos hace falta formación, que necesitamos ayuda de otros, etc. Y en efecto, no estamos equivocados. Pero cuando se trata de emprendimientos hay que perder el miedo a equivocarnos y abrirnos para aprender en el camino porque la verdad es que nunca estaremos lo suficientemente preparados.

Por tanto, empieza donde estás. Muchas personas esperan graduarse para empezar, pero no se dan cuenta que solo es una excusa porque les da miedo dar el primero paso. No postergues tus procesos, ponte en marcha y ten un poco más de confianza en ti.

2. Usa lo que tienes

La mayoría de proyectos requieren de capital de inversión, por esta razón muchas personas no dan inicio esperando a que el capital llegue. Pero ¿qué crees? No encontrarás el capital si antes no has trabajado en tu idea, no has hecho estudios de mercado y no has conseguido clientes. En pocas palabras, debiste hacer comenzado a trabajar desde hace un buen rato con lo que tienes.

Todos somos soñadores y podemos imaginar en nuestra mente cosas maravillosas que requieren de mucho capital y mucho trabajo. Al no contar con el espacio y el dinero para hacer realidad esos sueños, nos desmotivamos y ni siquiera pensamos en intentarlo. Pero usa lo que tienes a la mano, pues si tu idea es buena, con el paso del tiempo se pagará a sí misma.

3. Haz lo que puedes

Y como ya decíamos, muchas veces dudamos de nuestras capacidades, pero algo es seguro, nunca seremos prefectos, nunca estaremos preparados y nunca podremos controlar todos los escenarios. Así que en lo que a ti respecta, haz lo que puedes.

Da tu mejor esfuerzo pero no te desgastes ni te frustres. El mejor trabajo es el que se hace con paz en el corazón mientras se mantienen las manos ocupadas. Trabaja activamente, pero no te pierdas en el trabajo. Haz lo que está en tus manos y deja que el resto, naturalmente, se vaya desarrollando por su propia cuenta.

Motívate ahora que tienes tiempo a desarrollar tus ideas. No te dejes desanimar por las circunstancias externas y comienza a tomar decisiones bajo previa reflexión. Muchas veces, los tiempos malos son los momentos perfectos para crecer.  

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén