Reflexiones

Los mejores consejos para la vida

Reflexiones

No actúes con el afán de obtener bienes materiales, sino con la ilusión de convertirte en alguien mejor. El resto vendrá solo.

¿Eres de los que trabajan o hacen las cosas solo por el afán de conseguir bienes materiales? Es momento de cambiar esa mentalidad y pensar en convertirte en alguien mejor para ti y para quienes te rodean. Recuerda que no vivirás eternamente en este mundo, y cuando partas solo te llevarás todo lo bueno y lo malo que cosechaste en tu interior y no en tu exterior.

Enriquece más tu alma que tus bolsillos

Todos de algún modo vivimos en este mundo pensando en que cosa comprar una vez que cobremos nuestro salario. Muchas veces estas cosas pueden ser realmente necesarias y otras veces no se trata más que de caprichos en los que fijamos la mirada solo por el afán de acumular cosas que el mundo nos ha hecho creer que son importantes. A estas alturas, no deberíamos tener que explicarte por qué es importante mirar nuestro interior y ver qué es lo que nos motiva. Sin embargo, muchos siguen sin comprender algo tan simple como el hecho de que nuestra eternidad no está aquí.

¿Quién te puede asegurar que vivirás hasta la próxima quincena? Nadie, pero aun así, tú buscas planificar tu vida sacando infinidades de cuentas para de algún modo predecir cómo gastarás el dinero que venga. Ciertamente tu mente tiene claro los pagos de los servicios públicos, el techo y la comida, pero más allá de eso tu interés de sacar cuentas es para poder ver si existe alguna posibilidad de contar con dinero suficiente para adquirir alguna cosa que te ha llamado la atención. Quizás unos nuevos zapatos, el último teléfono celular, y muchas otras cosas que te hacen pensar que serías más completo si las tuvieras.

Sin duda, no está mal que trabajes para comprar lo que quieras, pero sí lo está, si son esas tus únicas motivaciones. ¿Quieres el último teléfono celular? Vale, ve por él. Pero recuerda que no puedes hacer que toda tu vida gire en torno a ello. Y es que cada uno de tus días debe estar ajustado a la necesidad de disfrutar de cada momento como si fuera el último. De compartir con tus seres amados, con tus amigos, de comerte lo que quieras sin remordimientos (pero también sin perjudicar tu salud). Es decir, hay un mundo de cosas en donde el trabajo y el dinero pueden estar en un segundo plano.

Puedes planear ya que esta acción está en la naturaleza de muchos de nosotros que vemos a la administración financiara un asunto vital. Pero siempre planea sin emociones ni sentimientos, es decir, recordando siempre que las cosas pueden fallar, que las variables existen y pueden por tanto quitar o poner un cero en el monto total que pueda perjudicarte o beneficiarte.

Procura centrarte más pensando en el hoy, intenta que este día sea significativo para ti, contemplando siempre que cualquier momento puede ser el último y que por tanto debes estar preparado para partir de aquí satisfecho.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén