Reflexiones

Los mejores consejos para la vida

Reflexiones, Salud mental

Si no tienes paz para ofrecer, ofrece distancia

Si a pesar de tus esfuerzos, tu presencia es molesta, genera discusiones, crea ambientes tensos y perturba emociones, entonces regala distancia. A veces hay que cambiar de rumbo no tanto por nosotros mismos, sino por respeto a los demás.

Muchas personas se regodean en el hecho de que su presencia sea una molestia. Se consideran dichosas al hacerles la vida imposible a otros. Pero en esto no hay sabiduría sino necedad. Quien piensa de esta manera solo está desperdiciando su tiempo y su vida.

Debemos ser sabios y leer las señales que revelan cuándo debemos alejarnos de otras personas. Puede que tú te sientas cómodo en un lugar, pero si tu presencia allí no genera paz, dales a los demás el beneficio de tu ausencia.

En la vida debemos procurar estar en el lugar y el momento correcto, y es seguro que donde causamos más conflictos que soluciones, no es nuestro lugar indicado. Incluso, muchas veces estamos en una relación que no va hacia ningún lado, pero permanecemos allí porque la otra persona nos ama y nosotros le amamos, pero a esta persona solo le generamos dolor y tristezas. Hay que saber abandonar el barco antes de que se hunda.

No hay nada malo en alejarse para hacer el bien, al contrario, es una acción completamente sabia y digna de toda admiración. Porque aunque somos seres individuales, debemos mantener los ojos abiertos y el corazón muy dispuesto para asimilar cómo viven y perciben el mundo los demás. Y en ese análisis y consideración de lo que piensa y vive el otro, podemos llegar a la conclusión de que no somos bienvenidos, o peor aún, que somos invitados tóxicos en su corazón. Entendiendo esto, lo más sabio es ofrecer distancia.

La distancia es uno de los actos más bonitos de respeto. Llegas a comprender tan bien el mundo y las percepciones de otra persona, que entiendes que tu ausencia podría ser más positiva que tu presencia, y no te duele tanto sencillamente concederle este don, basado en el respeto que le tienes.

Es hermoso regalar una presencia constante a la vida de las personas para las cuales somos motivo de alegría y celebración. Pero es sabio regalar la distancia a todos aquellos a los que le generamos conflicto. Es un proceso de madurez entender que no debemos caerles bien a todos y eso está bien.

Examinando tu corazón cuidadosamente pero con firmeza ¿te molesta cuando sabes que no le caes bien a alguien? Es decir, ¿de inmediato tu cabeza emite un juicio sobre esa persona? Si es así, hoy has aprendido algo nuevo de ti y es que necesitas madurar un poco más y calmar ese deseo de aceptación. Porque quien se acepta a sí mismo, no teme al rechazo de otros, al contrario, también lo acepta y lo asume como válido. Así que en conclusión, aprende a regalar tu distancia si sabes que con esto, la persona tendrá más paz, y en el proceso, mantente también en paz.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén