Reflexiones

Los mejores consejos para la vida

Reflexiones

La amabilidad es el único signo de superioridad que se debe cultivar

No importa si estás teniendo un mal día, sé amable, no te conviertas en una carga para los demás, no seas el motivo de la infelicidad, la amargura o la tristeza de otros. Practica no hacer lo que no te gusta que te hagan.

A diario nos encontramos con personas que parece que su único propósito es hacerles la vida imposible a los demás. Sobre todo si trabajas en algún tipo de puesto de servicio al cliente, habrás pasado muchos malos ratos con personas que sencillamente no saben ser pacientes, son irrespetuosas y van esparciendo su amargura y toxicidad donde quiera que van. Tal vez ya estás vacunado contra estas personas, pero si no es el caso, eres como la gran mayoría de personas que se dejan afectar por estas energías.

Y es que es difícil mantener una sonrisa en el rostro, una buena actitud y un gesto amable, luego de toparnos con una persona altanera e irrespetuosa. Pero es una práctica de superioridad que todos deberíamos ejercer.

Cuando estas personas tóxicas se topan en nuestro camino, es difícil no pagar los platos rotos con otro. Nos quedamos cargados con toda esa amargura y no sabemos por dónde desecharla. Así se crea una cadena de irrespeto altanería que solo puede ser rota por la amabilidad de alguien que obra con sabiduría.

Amabilidad significa: poseer la cualidad de ser amable que quiere decir “digno de ser amado”. En pocas palabras, debemos esforzarnos en ser positivos, afectuosos, respetuosos y deseables en la vida de otras personas.

Sabes que eres amable cuando las personas anhelan tu presencia y cuando te conviertes en un ejemplo a seguir. Eres amable cuando tienes la capacidad de transformar ambientes tóxicos en ambientes de paz. Y por supuesto eres amable cuando puedes dar una buena respuesta en todo momento.

Tal vez no todos valoren tu amabilidad, pero ten por seguro que te evitará muchas discusiones estériles y que te convertirá en un agente de cambio donde quiera que estés. Lo contrario a ser amable es ser una persona que propicia el conflicto, que busca problemas y quejas incluso donde no los hay, quien ama reñir y se comporta de forma altanera solo para que los demás le den la razón.

No te conviertas en esa persona y sé un ciudadano ejemplar en casa, en el trabajo o en cualquier parte. Si eres un portador de buenas nuevas y de paz, tú mismo apreciarás los frutos de lo que siembran. La alegría, la abundancia y la paz te perseguirán donde quiera que vayas.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén