Reflexiones

Los mejores consejos para la vida

Reflexiones

En lugar de culpar a Dios por lo que terminó, confía en que él tiene para ti un nuevo comienzo

Quizás seas de esas personas que siempre que tienen la oportunidad, culpan a Dios por todas las cosas que no salen como quieren. Sabemos que muchas veces puede ser muy difícil aceptar un NO por respuesta, pero las cosas siempre tendrán una razón de ser. Hoy en tu vida hay algo que está terminado y que seguramente te niegas a dejar ir. Pero si no lo sueltas, estarás retrasando tu vida para ese nuevo comienzo que el universo y Dios te tienen preparado.

Suelta eso que te niegas a dejar ir y acepta tu nuevo comienzo

¿Qué podría ser eso que sabes que terminó y que no deseas dejar ir? ¿Será acaso una relación de pareja? ¿Será una relación laboral? O ¿será un lugar al que no perteneces? Es importante que pienses un poco en todo lo que ahora te está sucediendo. Muchas personas están pasando por cosas similares que tú, pero lo que diferencia a una de otra, es la determinación para aceptar estas cosas y seguir adelante.

Supongamos por un momento que eres un extranjero, quizás estás en otra ciudad o en otro país y las cosas ya no van como solían ir. En principio recibías un buen trato de todos, pero ahora no te miran igual. Te cuesta mantener tu empleo, a tus amigos, y todo tu entorno se ha vuelto algo agresivo. ¿No has considerado que ya tu tiempo en ese lugar ha terminado? Nosotros tenemos un hogar al que pertenecemos y cuando salimos de él lo hacemos bajo el consentimiento divino. Si nuestro propósito ya se ha cumplido en determinado lugar, lo más recomendable es regresar o ir al siguiente lugar de destino.

Ahora, veamos el ejemplo del trabajo. Este suele ser un caso más común, y es que a muchos les sucede que están en trabajos que no aman, haciendo cosas que nos les apasionan y en donde no hay alguna vocación. Viven por un salario y luchan contra sí mismos para no renunciar. Puede que incluso no estén recibiendo un buen trato por parte de jefes y compañeros pero insisten con seguir allí. Si esa es tu situación, da ese paso y renuncia. Quizás Dios te está poniendo en frente la oportunidad para que salgas y te encamines hacia tu verdadero llamado.

Finalmente nos encontramos con el caso de las parejas. Para nadie es un secreto lo difícil que puede ser soportar una ruptura. Nadie desea terminar con alguien a quien considera el amor de su vida. Pero, cuando las cosas ya no marchan como solían hacerlo ¿Para qué continuar? Claro que siempre debes intentar remediar la situación, pero tú sabes cuando algo ya no tiene vuelta atrás. Si este es tu caso, es hora de soltar, solo así tendrás la libertad para comenzar de nuevo con alguien que te quiera, y te apoye como lo mereces.

Esté o no esté tu caso plasmado en alguno de estos ejemplos, lo importante es que antes de culpar a Dios por cualquier cosa, pienses que nada sucede porque sí. Todo obedece a un propósito mayor que podría no gustarnos, pero que resulta importante aceptarlo para poder seguir creciendo.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén