Reflexiones

Los mejores consejos para la vida

Reflexiones

Por qué el Salmo 91 es el escudo más potente

El Salmo 91 es uno de los capítulos más conocidos de la Biblia y más de uno se lo sabe de memoria. Se trata de una gran oración de protección en la que debemos meditar para entender el significado profundo de cada verso.

Versículo 1: “El que habita al abrigo del altísimo morará bajo la sombra del omnipotente”.

Tu lugar secreto es tu mente, donde solo puedes morar tú y Dios si se lo permites. Es tu lugar alto donde deberías dedicarte a contemplar a Dios y meditar en él.

Verso 2: “Diré yo á Jehová: Esperanza mía, y castillo mío; Mi Dios, en él confiaré”:

Es un verso de voto de confianza a Dios. Lo admites como tu fiel y máximo protector, tan fuerte y seguro como un castillo.

Versículos 3 y 4: “Y él te librará del lazo del cazador: De la peste destruidora. Con sus plumas te cubrirá, Y debajo de sus alas estarás seguro: Escudo y adarga es su verdad”.

Dios es Todopoderoso y realmente puede cubrir cada una de las áreas de tu vida, desde librarte de tus enemigos hasta proteger tu salud y tus finanzas. Entonces, cuando tu mente (pensamientos) y tu confianza están puestas en Dios, puedes estar seguro de que su verdad y su luz serán tu defensa en cualquier contexto.

Versículos 5 y 6: “No tendrás temor de espanto nocturno, Ni de saeta que vuele de día; Ni de pestilencia que ande en oscuridad, Ni de mortandad que en medio del día destruya”.

Vendrán adversidades, habrá bullicio anunciando tiempos malos, pero tú estarás seguro, no temerás, porque sabes que el que te guarda es mayor que todas los problemas. Cuando tu confianza está en Dios, no importa cuán terrible sea la situación, no temerás.

Versos 7 y 8: “Caerán a tu lado mil, Y diez mil a tu diestra: Mas a ti no llegará. Ciertamente con tus ojos mirarás, Y verás la recompensa de los impíos”.

Tu confianza en Dios desata en ti una inmunidad contra cualquier daño. Tu salud, tus relaciones, tu trabajo, etc. están protegidos y aunque se levante guerra contra ti, puedes estar confiado de que nada te tocará porque estás protegido por un Dios todopoderoso.  ¿La razón? Versículos 9 y 10: “Porque tú has puesto a Jehová, que es mi esperanza. Al Altísimo por tu habitación, No te sobrevendrá mal, Ni plaga tocará tu morada”. La clave es tener la confianza puesta en Dios.

En adelante, el capítulo expresa todo el potencial de Dios para ofrecernos su protección y cuidado. Narra como Dios posee una fuerza capaz de aplastar leones y serpientes con sus pies, por lo que no importa qué tan grande sean las aflicciones que quieren tocarte, nada podrán hacer contra ti. Eres protegido, amado y cuidado por un Dios Todopoderoso, por tanto, tu confianza nunca pudo estar en mejores manos.

Si estás pasando por un momento de aflicción recuerda esta promesa que Dios hizo:

“Me invocará, y yo le responderé: Con él estaré yo en la angustia: Lo libraré, y le glorificaré. Lo Saciaré de larga vida, Y le mostraré mi salud”. Versos 15 y 16.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén