Reflexiones

Los mejores consejos para la vida

Familia

Este momento nos muestra que la familia es el mayor tesoro que tenemos

En momentos como estos, comprendemos que ni el mejor trabajo del mundo llega a tener una décima del valor que tiene la familia. Porque la familia de verdad no se puede comprar ni con todo el oro del mundo.

El tiempo en familia no tiene precio. Lamentablemente, los estilos de vida tan agitados nos han llevado a pasar más tiempo intentando conseguir dinero que compartiendo en familia. Y este no es un juicio, sino más bien una reflexión.

Probablemente trabajes horas extras por querer darles a tus hijos lo que tú nunca tuviste, pero ¿sabías que tu hijo no recordará cuál era tu salario sino cuánto tiempo compartías con él? Piensa en esto y tal vez te retractes de ese empleo que tomaste o que has pensado en tomar que queda lejos de casa y que solo te permitirá ver a tus hijos los fines de semana. Porque aunque la paga sea mejor, el tiempo pasa volando y tus hijos necesitan un padre y una madre en casa.

Ahora mismo, por la pandemia del COVID-19 la mayoría tenemos que estar encerrados en casa. Muchos están angustiados por sus trabajos, pero ¿sabes quiénes están siendo más felices? Los niños, y es que ellos solo ven una oportunidad para estar todos juntos en familia y a ellos les encanta. Por eso Jesús dijo que todos deberíamos tener el corazón de un niño y a esto se refiere, los niños saben valorar y preocuparse por lo que verdaderamente vale la pena.

Ante los ojos de los niños, esto de quedarse en casa es la oportunidad para compartir más tiempo en familia, para ver más a sus papás y jugar con ellos todo el día. De hecho muchos padres se han mostrado angustiados a través de las redes sociales porque no sabían realmente lo que significaba pasar 24 horas con sus hijos. Por lo general entre la escuela, las actividades extracurriculares y hasta las niñeras, los padres solo pasaban un tercio del día e incluso menos con sus hijos. Si estás entre estos padres, puede que tú estés abrumado per tu hijo está siendo más feliz que nunca porque está disfrutando de tu compañía.

Aprendamos de los niños y de la situación en la que nos ha puesto esta pandemia. Porque tu mayor tesoro no es un trabajo ni el dinero que ganes o ahorros, todo ese se puede esfumar en un abrir y cerrar de ojos. Pero la familia te puede acompañar en las buenas y en las malas hasta que partas de este mundo.

Demos el sitial de honor que merece la familia y de ahora en adelante, prioricémosla. Antes que las salidas con amigos, antes que el trabajo y los estudios, que el tiempo en familia sea una de nuestras prioridades, porque Dios creó al mundo en familias, y la tuya es irrepetible e irremplazable.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén