Reflexiones

Los mejores consejos para la vida

Reflexiones

Cuando confiamos en Dios, podemos creer en lo imposible

¿Confías en el Dios de lo imposible? En la biblia leemos relatos que son simplemente asombrosos. Ángeles bajando y subiendo del cielo a través de una escalera, personas que se hacen invisibles, panes y peces multiplicados de la nada, pan lloviendo del cielo, etc. Pero ¿Sabías que el mismo Dios que hizo posibles todas esas cosas es el mismo en el que puedes confiar ahora y siempre?

Una pizca de fe

Desde hace un tiempo para acá, hasta los espantos dejaron de asustar a las personas; y seguramente todos estamos muy bien con eso. Pero lo terrible es que ya nadie puede ver, escuchar o sentir a Dios de alguna manera. Nos mantenemos demasiado ocupados, conectados a dispositivos y estamos tan entretenidos, que en todo el día no tenemos un espacio para reflexionar, para orar y poner en práctica la fe.

Puede que a nuestro alrededor, un milagro esté a punto de ocurrir, pero no levantamos la mirada de nuestros móviles o celulares. En este tiempo, más que nunca, todos necesitamos una pizca de fe.

Se nos olvidó cómo creer. Nos hemos olvidado de Dios, el verdadero, ese que hace milagros, que llena nuestro corazón con un cálido abrazo y que nos da esperanza y aliento en los momentos más difíciles. Cuando nos sentimos mal físicamente, preguntamos a San Google antes que a Dios. Cuando nos sentimos mal emocionalmente, se lo comunicamos a San Facebook. Todos los espacios de nuestra vida parecen estar llenos, y la pregunta es ¿en dónde tenemos a Dios? ¿Le hemos echado definitivamente de nuestro corazón? ¿Nos hemos olvidado de Él?

Ahora mismo, Dios para muchas personas es un relato, una fábula de la que pueden sacar una moraleja para aprender sus propias lecciones si les gusta. Pero ese Dios que es una persona, a la que le puedes pedir y te dará, a la que le puedes preguntar y te responderá, con la que puedes tener una relación de amistad, de paternidad y en general de amor, casi nadie le conoce. ¿Tú le conoces?

Jesús al ver la incredulidad de Marta, hermana de Lázaro, cuando fue a resucitar a este último le dijo “¿Y no te he dicho que si creyeres verás la gloria de Dios?”. Estas palabras tienen más vigencia que nunca, si tienes una pizca de fe, ten la seguridad de que podrás conocer a ese Dios de lo imposible del que tanto se habla en las escrituras.

No importa cuál sea tu religión, ni qué ritos o cultos te enseñaron desde pequeño, la fe sobre pasa todo entendimiento. Y si en este tiempo puedes escuchar un llamado especial, desconéctate un poco de tu dispositivo móvil, aparta un momento en el día y guarda silencio. Aunque tu fe sea muy pequeña, Él se encargará de hacerla cada vez más grande y de convertirte en una persona cada vez más humilde para que verdaderamente veas su gloria y sus milagros ocurriendo alrededor de ti.  

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén