Reflexiones

Los mejores consejos para la vida

Consejos, Reflexiones

Espera un poco más, Dios está obrando por ti

Dios puede mover incluso montañas por ti, lo único que necesita es que le entregues tu confianza y permiso para obrar a tu favor.

Cada vez que clamas, Dios te escucha, Él conoce tu silencio, tu angustia y tus lágrimas ocultas. Puede que estés pasando por una de las tormentas más difíciles de toda tu vida, pero de algo debes estar convencido, la ayuda llegará pronto.

¡Resiste! Porque la mano de Dios está para quienes confían, para los humildes de corazón que buscan su consuelo. Esta solo es una leve tribulación, como dijo el Apóstol Pablo, pero tu gloria venidera será mayor de lo que jamás imaginaste.

Los días malos te dan perspectiva de vida, te enseñan a ser agradecido. Nunca valoras más la salud y la vida de las personas que amas hasta que te toca la enfermedad, nunca aprecias más las provisiones de Dios y la prosperidad que cuando llega la escasez y el hambre.

Dios sabe de qué cosas tienes necesidad. Salud, dinero o compañía. Dios va a tu rescate, espera un poco más porque Jesús nunca se atrasa ni se adelanta, él llega justo en el momento perfecto.

Dios tiene grandes planes para ti que no conocemos, porque nuestro entendimiento se nubla por las tribulaciones y tristezas y no podemos ver más allá. Nos agobiamos y creemos en la medida que vemos que las acciones de Dios, pero en el momento más turbio, solo dudamos y preguntamos “¿Por qué me pasan estas cosas?”.

“Mis pensamientos no son tus pensamientos, ni tus caminos mis caminos. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que tus caminos, y mis pensamientos más que tus pensamientos.” Isaías 55: 8 – 9.

Existe un propósito en lo que estás pasando en este momento, por tanto, espera en Dios, no te entregues a la desesperanza, la tristeza ni el dolor. Entrega tu carga y confía, pues la noche es más oscura solo cuando está a punto de amanecer.

Si estás pasando por un tu noche más oscura, recibe aliento de vida haciendo esta oración:

Querido Dios, nunca estuve tan angustiado, tan perseguido y tan emocionalmente afectado como en este momento. Me siento desamparado y afligido, no tengo nada que dar, pero aquí está mi corazón, con mis errores y defectos que te pido perdones. Querido Dios, te necesito, ven pronto, como el sol alumbra el día, porque siento que no tengo fuerzas, siento melancolía tan solo de pensar que debo levantarme al día siguiente para enfrentar el mismo problema. Dame tu fuerza, dame tu aliento, dame tu abrazo y por favor, ven en mi defensa pronto que mi corazón confía en ti. Amén.

Ten confianza en algo, Dios no se olvidó de ti, y más pronto de lo que imaginas tu vida tomará un giro que no esperas y serás tan bendecido que darás estas palabras de aliento al desamparado y al afligido. Espera un poco más, Dios está obrando por ti.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén