Reflexiones

Los mejores consejos para la vida

Reflexiones, Salud mental

Uno de mis fuertes es que pienso en positivo en los momentos más complicados.

Puede que siempre haya tenido un súper poder y no me había dado cuenta: es el optimismo.

El optimismo, es la capacidad de pensar positivo cuando las situaciones se tornan complicadas, la fuerza para seguir adelante cuando todos se desaniman, el empuje para no rendirse y no dejarse abrumar por todo lo negativo.

El optimista sabe que los problemas forman parte de la vida, que nadie es perfectamente feliz por no tener problemas, que siempre hay un revés, justo o injusto, que nos pone la vida de cabeza cuando todo parecía marchar bien. Pero también entiende que naturalmente, después de una larga noche, viene un amanecer con un sol de justicia, así como luego de una tormenta, viene un arcoíris esplendoroso a dar un nuevo comienzo. Por eso, el optimista nunca se rinde.

Pensar positivo a veces me ha ayudado a salir más rápido de un problema. Otras veces, el problema escapa tanto de mis manos que realmente no puedo hacer nada, pero al menos cuando soy optimista, sufro menos en el proceso.

Y es que de eso se trata la vida, de aprender a sufrir lo menos posible, teniendo fe y manteniendo la paz que sobrepasa todo entendimiento. Sé que muchos problemas son consecuencias de mis acciones u omisiones, por eso es importante tomarse el tiempo para reflexionar; pero otro tantos problemas, no sé ni siquiera de dónde vienen o por qué me tocan a mí. Pero si puedo aprender de todos estos problemas, seguramente seré más entendida y por lo tanto más feliz.

Cuando pienses que eres un ganador, cuando te creas un campeón, seguramente la vida se encargará de bajarte los humos. Porque el fundamento de la felicidad también está en la humildad. Si reflexionas en esto lo suficiente, verás en cada problema una oportunidad de aprendizaje y cada vez aprenderás a sufrir menos y a tener más paz.

Si te has sentido bastante golpeado en los últimos días, y te sientes con menos fuerza, piensa que tienes mucho que aprender de toda tu situación actual, que aunque te parezca justa o injusta, pasa en tu vida por una razón. Obtén el aprendizaje y verás como todo pasa más rápido o se hace más llevadero.

Si te preocupa qué comer o qué beber, tal vez te hace falta un poco de fe. Si te angustia estar en casa y no soportas compartir tiempo con los tuyos porque hay muchas asperezas, tal vez es tiempo de limarlas.  Si te sientes sin propósito porque no estás trabajando, tal vez debas reajustar tu perspectiva y entender que estabas muy distraído en tu trabajo, pues definitivamente nuestro propósito no es venir a este mundo a trabajar.

Los optimistas creemos firmemente que todo tiene una razón de ser y que si comprendemos esa razón, lo que nos pasa finalmente puede traernos mucho bien. Piensa en el problema que actualmente estás pasando ¿qué crees que vino a desordenar o revelar de ti? Ponte manos a la obra y trabaja para mejorar.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén