Reflexiones

Los mejores consejos para la vida

Amor, Reflexiones

Cuando no hemos aprendido a darnos a nosotros mismos lo que necesitamos, se lo reclamamos a los demás

Cuando nos hemos dado a nosotros mismos todo lo que necesitamos, no exigimos a los demás, pues el amor propio es la fuente de amor incondicional más importante e invaluable.

Si le tienes que exigir a alguien que te ame de cierta manera, esa es una clara señal de que no te estás dando a ti mismo lo que necesitas. Si le reclamas a un amor compañía porque te sientes solo, no importa si ese amor está o no muy ausente, el punto es que esto revela que tienes un vacío de soledad en tu interior que estás intentando llenar con la presencia de esa persona.

Si le pides a un amor que sea más cariñoso con sus palabras, puede que tengas una carencia de esas palabras de aprobación en tu interior. Por supuesto que es completamente saludable decirle a nuestras parejas cómo nos gusta ser amados, pero muchas de las cosas que nos empecinamos en exigir, revelan nuestras más fuertes carencias.

Y si tus reclamos vienen desde las carencias, no importa si tu pareja cambia y te da justo lo que buscas, de alguna manera te seguirás sintiendo mal. Porque lo que necesitas no viene de afuera, sino desde el interior.

Estás pidiendo a gritos amor, pero no el que puede venir de un padre,  de una madre, de un esposo o de tus hijos, pides amor propio.

Mientras busques saciar esta necesidad en las fuentes de otros amores, vivirás sediento. Exigirás a los demás que te amen cada vez más y mejor, y ellos harán el intento por complacerte, pero poco a poco se irán cansando, porque llegarán a sentir que no son suficientes para ti. Y en efecto, no lo son, pues el amor que tú necesitas no puede ser imitado.

Tal vez no lo habías pensado, pero muchas relaciones terminan no porque faltó amor, sino porque el amor que necesitaba cada parte era el propio. Los dos intentan darse tanto, pero en el proceso terminan tan vacíos que siguen exigiendo más al otro una manera perfecta de amar. El otro se siente insuficiente, realmente se esfuerza pero no cubre los estándares.

Luego de estas relaciones, ambas partes terminan con la autoestima más baja, más débil y con la duda de si serán suficientes para otra persona. Cuando la realidad es que se está a amando en una dirección correcta, pero en otra incorrecta. Intentamos amar a los demás, pero nos olvidamos de nosotros mismos.

Llegaremos a la vejez frustrados y cansados si en el camino no aprendemos esta lección. El amor propio es invaluable. Una persona puede vivir bien con la ausencia de cualquiera de los otros amores, pero paradójicamente, una persona sin amor propio puede estar rodeada de todos los amores y sentirse enferma, sola y abandonada. Ámate y cada cosa entrará en una sincronía perfecta.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén