Reflexiones

Los mejores consejos para la vida

Superación personal

Si alguien te pide que cambies algo ¡Cambia! no eres un robot programado que no puede modificar su conducta

Si alguien te pide que cambies algo ¡Cambia! no eres un robot programado que no puede modificar su conducta. Muchas personas se escudan detrás de una frase contundente como “yo soy así y así me voy a morir” con una actitud egoísta que a veces es más dañina para ellos mismos que para los demás.

Cuán equivocadas están las personas que piensan que su mala conducta forma una parte inseparable de su personalidad. Es bastante decepcionante pensar en nuestra humanidad como si fuéramos máquinas que no pueden evolucionar o aprender más allá de lo que ha sido programado. Lo que estas personas no saben es que ahora, incluso los robots pueden aprender y adquirir una capacidad propia de evolución gracias a los desarrollos de la inteligencia artificial.

La inteligencia artificial busca simular la inteligencia humana, con redes neuronales que imitan los sistemas de pensamiento y aprendizaje de los humanos. Así que si las máquinas pueden aprender ¿cuánto más nosotros?

Aunque existen ramas de la filosofía de defienden la predeterminación, los seres humanos somos personas racionales con la capacidad de meditar en cada una de nuestras decisiones si queremos, para elegir lo mejor. Es decir que la mayor parte del tiempo, cuando conocemos el defecto y sus consecuencias negativas, si actuamos mal es porque queremos, porque no nos apetece hacer aprender a actuar de manera diferente.

Antes de decir “yo soy así”, sería más apropiado decir “no me apetece hacer ningún cambio aun cuando puedo”. Pues todos tenemos capacidad para aprender a tomar decisiones diferentes a las usuales, solo que cuando un hábito o actitud se ha practicado durante mucho tiempo, es más difícil cambiarlo. Pero difícil no significa imposible. Quien realmente quiera ser diferente puede serlo, incluso en la tercera edad.

Es especialmente difícil escuchar esta perspectiva de “yo soy así” en personas jóvenes. Esto refleja terquedad y una mala obstinación en el carácter que debe ser tratada, pues de lo contrario estas personas se están condenando a no evolucionar ni crecer, con lo cual no es posible que lleguen muy lejos. Pero esta perspectiva es potencialmente común entre personas mayores; incluso algunos estudios señalan que después de los 40 años es complicado para el ser humano hacer cambios, no porque pierda capacidad, sino por la fuerza del hábito.

Pero tengamos en cuenta que quien sencillamente no quiere cambiar encontrará excusas. Incluso, las personas que no les interesa el cambio encuentran estudios científicos que de alguna manera sustentan sus malos hábitos, como por ejemplo, la impuntualidad o el decir malas palabras, para seguir practicándolos.

Pero si alguien que sabes que te quiere remarca un defecto de ti y te pide que lo cambies porque le afecta o te está afectando a ti mismo, escúchale. Ninguna persona que te quiera te aconsejará que cambies algo bueno que hay en ti, al contrario, lo fomentará. Pero tus verdaderos amigos y quien te ama realmente pondrá el ojo en tus defectos solo porque quiere que llegues a ser la mejor versión de ti mismo.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén