Reflexiones

Los mejores consejos para la vida

Reflexiones, Salud mental

Una actitud sana es contagiosa. Deja que otros se impregnen de ella

La mejor manera de enseñar es con el ejemplo, si tienes a personas que consideras negativas o tóxicas a tu alrededor, enséñales a ser diferentes contagiándoles con tu buena actitud, no el caso contrario.

A menudo escuchamos que las personas negativas o tóxicas contagian de malas energías a quienes están a su alrededor, pero ¿y si fuera el caso contrario? Si tienes una buena actitud ante la vida y te levantas con toda la energía a conquistar al mundo, no dejes que nadie te contamine, al contrario, llena tú de buenas vibras a todos los que están a tu alrededor.

Replica lo bueno que ves en otros y con tu buena actitud enseña a los demás cómo enfrentar las peores crisis. A veces, una acción vale más que mil palabras, por lo que no es tan efectivo dar tantos consejos y corregir tanto al otro, sino enseñarle con el ejemplo.

La mala actitud es altamente contagiosa, pero la buena actitud también. Así que contágiate y contagia a otros de lo bueno, no de lo malo. El ser humano puede ser muy selectivo sobre lo que piensa, recuerda y siente. Dependiendo el estado de ánimo, una persona puede seleccionar todo lo malo que le ha pasado y lo dañado que está el mundo solo para sentirse mal. Pero tiene la misma capacidad para recordar lo bueno, practicar la gratitud y apreciar todos los regalos de la vida. Todos tenemos derecho a sentirnos mal de vez en cuando, pero ¿qué tendencia piensas seguir? ¿La de la felicidad o la del sufrimiento? Depende de ti.

Selecciona lo bueno y no te quedes con lo malo. No almacenes odio, rencores, tristezas, inconformidades ni sueños frustrados en tu corazón. Deshecha lo malo, lo que no te sirve y solo te hace estancarte. Siempre habrán situaciones que te agobien, gente que te haga enojar o te decepcione, pero no te quedes con eso de por vida, suéltalo.

En su lugar apégate a la felicidad, a los recuerdos más bonitos de tu pasado y a las mejores experiencias de tu presente. De esta manera te sentirás mucho más saludable por dentro y por fuerza y esparcirás solo buenas vibras a los que están a tu alrededor.

Porque nadie puede dar nada que de antemano no tenga por dentro. Es decir que nadie puede dar respeto a otro si primero no se respeta a sí mismo, nadie puede amar si antes no se ama y así sucesivamente. Por lo que no puedes ser un agente de cambio en la vida de otros, si antes no has experimentado verdaderas transformaciones en tu vida.

Comienza a cambiar tu perspectiva, sé selectivo con lo que atesoras en tu corazón, de vez en cuando haz limpieza y deshecha lo malo. Verás cómo te conviertes en una personas más apreciada por los que te rodean, que ven en ti una inspiración y fuente de sabiduría, mientras tu único secreto es trabajar en ti mismo y en tu actitud.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén