Reflexiones

Los mejores consejos para la vida

Reflexiones

Pide a Dios que bendiga tus planes y él te dará lo mejor. Proverbios 16:3

La Biblia nos enseña que encomendemos a Dios nuestros caminos y Él se encargará de guiarnos hacia el mejor destino. Específicamente en Proverbios 16 hay una sabiduría muy poderosa para la toma de decisiones, estos versículos nos enseñan prudencia y a no enfrascarnos en caminos que pueden traernos malas consecuencias.

El Rey Salomón, en su gran sabiduría comienza diciendo “Del hombre son las disposiciones del corazón; mas de Dios es la respuesta de la lengua”. En otras palabras, aunque te empeñes en trabajar duro por algo que deseas, depende de Dios darte las oportunidades y las herramientas para que lo logres.

Seguidamente el pensador dice “Todos los caminos del hombre son limpios en su propia opinión; pero Dios pesa los espíritus”. Seguramente eso que anhelas lo pides a Dios y según tu propia opinión lo mereces, “no le hace daño a nadie” y es lo que necesitas para estar tranquilo y en general feliz. Pero el pensador nos sentencia con una frase muy profunda que es “Dios pesa los espíritus”. Esto quiere decir que muchas veces, aunque creas que algo es bueno, el deseo de tu corazón no es puro o en su defecto, puede traerte muchos daños a futuro.

Pongamos el ejemplo de una persona que quiere convertirse en jefe del departamento de una empresa. Para lograr este cometido, la persona se esfuerza mucho, trabaja horas extras y puede que incluso lo haya pedido a Dios muchas veces. Sin embargo, la oportunidad está tardando en llegar o incluso se está alejando. El profesional tiene el mérito para el puesto, pero Dios pesa los corazones. Quizás obteniendo este puesto que tanto ha deseado no sea precisamente más feliz, sino que la arrogancia de la que poco ha sido consciente crezca y le convierta en un pequeño tirano infeliz y una piedra en el zapato de su equipo de trabajo. Dios, por amor, no le dará esta oportunidad porque aunque la persona no esté consciente, le está librando de un tormento.

Muchas veces no sabemos lo que deseamos, vemos solo las cosas buenas que hay en el logro, pero no examinamos nuestro corazón y cómo será nuestra actitud una vez tengamos éxito. Entonces es cuando el sabio Salomón aconseja: “Encomienda a Jehová tus obras, y tus pensamientos serán afirmados” o lo que es lo mismo en una versión más reciente “Pide a Dios que bendiga tus planes y él te dará lo mejor”. En pocas palabras, lo que el Rey Salomón enseña es que debemos tener una perspectiva abierta sobre lo que deseamos para nosotros. Puedes añorar un puesto de trabajo, pero ponlo en manos de Dios con paz y él te dará lo mejor que puede ser eso u otra cosa.

El hijo de David nos enseña no preocuparnos, aferrarnos ni hacer las cosas a la fuerza para obtener algo, pues no siempre es lo mejor para nosotros. En su lugar, es mejor obrar con paz y dejar que Dios abra y cierre las puertas que considere, pues Él, en su infinita sabiduría, tiene una perspectiva mucho más amplia y conoce nuestro corazón incluso más que nosotros. Por tanto, sabe lo que realmente puede hacernos felices.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén