Reflexiones

Los mejores consejos para la vida

Familia, Reflexiones

Mis héroes son y fueron mis padres, siempre salvando el día

Mis padres son los superhéroes más grandiosos que he conocido y me siento afortunada de tenerlos. Siempre que puedo les recuerdo que todo lo que soy, es gracias a ellos, y que si volviera a nacer, los volvería a elegir.

Mis padres son héroes porque afrontaron todas las adversidades posibles y me dieron más de lo que sus padres les dieron a ellos, y no me refiero al dinero, sino al amor. Mis padres, son héroes maravillosos porque ambos traían profundos traumas de la infancia, pero tomaron la sólida decisión de no repetir la misma historia conmigo. Y no solo no lo hicieron, superaron sus propias expectativas, aunque no se han dado cuenta.

Mi madre, quedó huérfana de padre cuando tenía 10 años, y con ella 9 hermanos más, la mayoría más pequeños. Mi abuelo salió a trabajar y nunca regresó; le llaman accidente laboral. La pensión por fallecimiento nunca llegó, como seguramente le pasó al Coronel de la obra de Gabriel García Márquez. Entonces, a los hijos mayores les tocó salir a trabajar para ayudar a levantar a los menores y allí estaba mi madre. Trabajó internada en casas de familia y lloraba más de lo que dormía durante las noches.

La historia de la infancia de mi padre no es menos trágica. Su mamá, una extranjera que quedó embarazada de un negro campesino, lo abandonó cuando tenía solo unos meses. Entonces se crio con sus abuelos paternos de muy avanzada edad, pero nunca supo lo que era tener mamá y papá en la primera infancia, y finalmente cuando su padre consiguió una esposa, la historia siguió el típico curso de la madrastra malvada. Esta le hacía comer del piso las sobras que dejaban sus hijas, mientras le injuriaba: “¡come, perro!”.

Y, sin embargo, mi madre y mi padre crecieron para no repetir historias, se convirtieron en personas generosas, llenas de amor para dar, superaron cualquier pronóstico y se alejaron de las estadísticas. A veces se equivocaron, pero rompieron cualquier estereotipo que existiera en cuanto a su paternidad.

Venían de sufrir, y mucho, pero hasta ahora, mamá y papá, se siguen preocupando porque yo no sufra, porque nada malo me pase y estoy segura de que siempre estoy en sus oraciones para que el mundo me dé lo más bonito que tiene para ofrecerme. Porque seguramente ellos tolerarían sufrir un poco más, pero lo que no podrían soportar es verme sufrir a mí. Por eso, son mis héroes.

Si todavía tienes a tus padres contigo, eres un enorme afortunado. Abraza a tus padres, hazles saber cuánto les quieres, perdónales, ten por seguro que siempre hicieron lo mejor que pudieron. Y si tus padres partieron de este mundo, ten esto en mente: la tarea de ser padre nunca termina, entonces, en la inmensidad del cielo, están tus padres cuidando de ti.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén