Reflexiones

Los mejores consejos para la vida

Consejos, Superación personal

La bondad es la expresión máxima de inteligencia, según investigaciones

La bondad es el pináculo de la inteligencia, esta no solo es una afirmación moral, sino que los científicos que estudian el cerebro humano han encontrado verdaderos fundamentos para esta afirmación.

El neurocientífico y profesor de psicología y psiquiatría en la Universidad de Wisconsin – Madison, fundador y presidente del Centro de Mentes Saludables, Richard Davidson ha dicho que “la base de un cerebro sano es la bondad”. Y desde un punto de vista científico es realmente comprensible, pues cada emoción activa neurotransmisores y neurotoxinas diferentes. Quien manifiesta constantemente emociones de bondad como la solidaridad, el compañerismo, la afabilidad o la generosidad, naturalmente se siente muy bien por dentro y en su cerebro ha encontrado una dinámica en la que prevalecen las hormonas de la felicidad y el bienestar.

Mientras tanto, las personas que se dejan arrastrar por el egoísmo, la hipocresía, la ira, la alevosía o la mezquindad, están contaminadas de todo esto por dentro. Por tanto, sus cerebros funcionan de manera diferente, es decir, tienen una dinámica en la que prevalecen algunas neurotoxinas del odio que son autodestructivas para el propio cuerpo.

El egoísmo es una emoción muy primitiva que tiene que ver con la supervivencia: necesitamos priorizarnos para continuar con vida. No obstante, la mayoría de situaciones en las que manifestamos egoísmo en nuestra vida moderna no representan ningún riesgo ni para nuestra vida ni para nuestra estabilidad emocional. Por tanto, el egoísmo se convierte en una emoción que en lugar de beneficiarnos nos juega en contra, pues nos hace pensar de forma muy estrecha, nos intoxica por dentro y nos cierra a nuevas oportunidades. Lo mismo sucede con el resto de emociones relacionadas con la maldad.

En el lado opuesto, las personas empáticas son especialmente inteligentes. Y te preguntarás ¿por qué? Pues bien, una persona que practica la empatía de forma natural o por aprendizaje, suele pensar fuera de la caja. Es decir, no se queda encerrada en su propia perspectiva de las cosas sino que visita los puntos de vista de los demás para comprender un problema. Obteniendo varios enfoques de una misma situación, es más probable que se consigan soluciones.

Las personas bondadosas realmente se esfuerzan por serlo y no sucumbir ante instintos muy primitivos, que en el pasado servían para auto protegernos pero que hoy solo son manifestaciones de maldad. En ese esfuerzo constante de querer ser cada vez mejores, evolucionan y se mantienen en constante aprendizaje. Porque para nuestro cerebro es tan importante aprender una nueva forma de sumar, como aprender un nuevo valor. El aprendizaje nos estimula y nos lleva a ser más inteligentes en todos los aspectos.

Es por eso que te animamos a que no te canses de hacer el bien. Aunque muchos se burlen de ti y te digan tonto, cuando te esfuerzas en fomentar la bondad que hay en ti, al mismo tiempo te estás mejorando como ser humano y te estás haciendo más inteligente. Así que definitivamente vale la pena optar por hacer el bien.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén