Reflexiones

Los mejores consejos para la vida

Familia

La falta de una madre es la ausencia más grande a cualquier edad

El amor de una madre es sin duda el más grande e infinito con el que siempre podremos contar. Casi nunca lo valoramos, pero cuando la perdemos, algo dentro de nosotros se desprende y nos llena de mucho dolor y sufrimiento. No importa la edad que tengas, la ausencia de una madre no desaparecerá jamás de tu vida. Es por eso que lo mejor que puedes hacer, si aún la tienes, es valorarla y amarla cada segundo de vida.

No hay nada más doloroso que la ausencia de una madre

Muchas personas viven su día a día sabiendo que sus madres siguen allí para ellos. Los niños y adolescentes, a diario comparten con ellas, muchos jóvenes adultos siguen viviendo en sus casas, y otros que deciden hacer sus vidas lejos, saben que con solo una llamada telefónica, sus madres estarán allí. Hay quienes ya en la adultez tienen a sus madres en acilos y van a visitarlas una vez cada tanto tiempo. Con esto, todos estos hijos asumen que están dándoles el amor que estas madres merecen, pero, ¿será cierto?

Los adolescentes suelen ser muy groseros, rebeldes e impacientes, y por lo general quieren estar lo más lejos posible de sus padres para evitar que los “pongan en vergüenza”. Los jóvenes que aún viven con sus madres, suelen portarse como niños, dejando que ellas hagan todo el trabajo duro. Aquellos que se fueron creen que con solo pasar una mensualidad ya las están valorando, y muchos de los que ponen a sus madres en acilos piensan que están haciendo lo mejor por ellas y cuando las visitan se creen que han hecho la labor del día.

Desde luego que existen excepciones, pero sin duda, esta no es la manera de demostrar ese amor que tanto decimos que sentimos por nuestras madres, y desde luego que tampoco es el que merecen. Debemos comprender que jamás habrá un amor tan puro, fiel y sincero como el de nuestra madre. Este amor es incomparable y lo más hermoso es saber que podemos tenerlas todavía con nosotros.

Si ya la has perdido, es lamentable, pero ojala la hayas disfrutado muchísimo mientras estaba con vida. De no ser así, esperamos que en el más allá se encuentren para recuperar el tiempo perdido. Pero si tú, eres de los dichosos que aún la tienen, valórala mucho,  cuida de ella, y usa todo el tiempo que puedas para demostrarle cuánto la amas. Tu madre no siempre estará allí, un día partirá, y será en ese momento cuando entenderás muchas cosas y cuando verás cómo su ausencia te despedaza el alma día a día. Una sensación que no se supera por más que pasen los años.

Hoy, podría ser el último día para hacerlo, así que ¿Qué esperas? Llámala y dile cuánto la amas y visítala y dale un fuerte abrazo. Quizás piense que en has enloquecido, pero ante eso solo sonríele.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén