Reflexiones

Los mejores consejos para la vida

Mujer, Reflexiones, Salud mental

No importa cómo te sientas hoy, levántate, báñate, vístete, ponte guapa y nunca te des por vencida.

Porque ningún amor es más necesario que el que sientes por ti misma, no te des por vencida. Precisamente ahora que te sientes tan mal, regálate a ti misma todo el cariño que puedas, céntrate en ti, compra esos zapatos que tanto has querido, hazte un nuevo corte de cabello, usa un nuevo labial y sal a conquistar el mundo.

Una mujer que se ama a sí misma es indetenible. Pueden venir los tiempos de crisis, las rupturas amorosas y las desilusiones, pero cuando la autoestima está bien cimentada, aprendes a amarte más en medio de todo eso.

Puedes sentirte triste por tu situación económica, por una desilusión amorosa o por conflictos familiares, pero lo que nadie te puede robar es tu amor propio.

Amor en tiempos difíciles

Hay que amarnos cuando todo va bien y estamos siendo exitosas en todos los sentidos, pero hay que amarnos más cuando las cosas se ponen color de hormiga. Y una forma de amarnos sin límites es a través de los hábitos diarios y el cuidado personal.

Al levantarte de la cama, lava tu rostro, hazle pequeños masajes, trata tu piel como lo más fino, delicado e invaluable que existe. No importa si tienes mucha flojera, haz el esfuerzo de prepararte un buen desayuno saludable, con fruta y mucha glucosa, para empezar el día a mil por hora.

Peina tu cabello con delicadeza, prueba nuevos peinados que te favorezcan, nunca salgas de casa sin el cabello limpio y cepillado, es un acto de amor y dignidad. Usa la ropa que te gusta, y si estás deprimida, compra una prenda que siempre has querido que para eso se gana el dinero.

Cuando te des una ducha, limpia tu cuerpo como un bien preciado, es un acto de amor. Cuando comas, alimenta tu cuerpo, no caigas en excesos, solo de vez en cuando date un gusto y si hay una alternativa saludable no dudes en tomarla.

Duerme lo necesario, ningún trabajo ni ningún salario vale tu salud. Procura dormir y hacer ejercicio en la medida necesaria, pues muchas veces esa tristeza o irritabilidad que te asalta de repente es producto de la falta de sueño o ejercicio. Se está menos triste cuando una come bien, duerme suficiente y hace ejercicio.

A veces, sin darnos cuenta, nos tratamos con mucho desprecio, no nos centramos en los detalles. Sobre todo cuando estamos tristes nos descuidamos, ganamos peso, comemos mal, no lavamos nuestro cabello y nuestra piel luce pálida. Pero es precisamente en tiempos difíciles cuando más debemos amarnos.

El amor es como una rosa en medio de un desierto, florece ante la adversidad. Así debe ser el amor que sentimos por nosotras mismas, no podemos decir que nos amamos si solo cuidamos de nosotras cuando las cosas van bien. Debemos mostrar con hechos todo el aprecio que sentimos cuando la tristeza y la desilusión tocan a nuestra puerta. Te aseguro que después de tomar una buena ducha y comer bien te sentirás mucho mejor.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén