Reflexiones

Los mejores consejos para la vida

Reflexiones

Mi vida no es perfecta, pero tiene momentos maravillosos

Mi vida no es perfecta, pero tiene momentos maravillosos y los celebro porque practico la gratitud. La perfección no existe, y si fuera el caso, la vida al cabo de un tiempo sería bastante aburrida. Por eso, aunque no me alegra que las cosas salgan mal, lo acepto, perdono y dejo ir.

He aprendido a validar mis emociones negativas y mis emociones positivas, pues de alguna manera debo expresarme. Estoy en un proceso de aprendizaje constante y no me cierro a la idea de replantearme lo que he creído por años. Estoy abierta a mejorarme a mí misma siempre, pues de esa manera podré alcanzar, antes de irme de este mundo, mi máximo potencial.

Sin embargo, me doy cuenta que a medida que crezco es más difícil remover mis prejuicios del pasado. En otras palabras, sigue siendo fácil aprender pero difícil desaprender. Y algunos expertos del aprendizaje señalan que la única manera de fijar nuevos conocimientos es desaprender muchos otros que les afectan o contradicen.

Pero pasa lo mismo con las personas que están a mi alrededor. Noto que mientras pasan los años les es más difícil olvidar viejas mañas y se arman de más prejuicios. Por lo que no es mentira lo que dice la psicología acerca del aprendizaje de nuevas conductas antes de los 40.

Pese a esto, me esfuerzo cada día por ser lo más feliz que puedo, sabiendo que la felicidad viene de adentro. Por tanto, no batallo contra el sistema o las personas, batallo contra mis propios prejuicios, mis ansiedades, miedos, conflictos y mi negatividad. Pues sé que solo venciendo todo el caos que llevo por dentro, podré cada día nacer de nuevo y encontrar cosas bellas en el mundo, como quien lo visita por primera vez.

Me aferro a mis principios para no dejarme llevar por la ola de positividad falsa y reprimir la rabia o la tristeza, cuando naturalmente debo expresarlas. Lo hago por salud. Sé que todos quieren vender la felicidad, pero no es posible, no importa con qué mensaje me lo presenten, sé que nada de lo exterior puede darme felicidad real. Por tanto, me aferro a lo más importante que tiene un hombre, sus principios y su buena salud mental, emocional y física.

Consumo tanto como me apetece y renuncio tanto como puedo. Lo que busco no es euforia, es paz y tranquilidad. Trabajo en lo que me gusta y busco desentenderme de lo que me hace sentir agobiada. Pues finalmente, mi vida, en este universo que lleva miles de millones de años en expansión, es menos de un segundo, así que ¡qué maravilla que sigo viva para ver lo que pasa! Sin embargo, un poco de humildad con esto que el tiempo no perdona a nadie.

Acepto la imperfección de mi vida ¡Bienvenida! Acepto los malos ratos, pero no echaré anclas en ellos, sino en lo bueno, bonito y maravilloso que me pasa. De alguna manera, aun en la peor tormenta de mi existencia, he encontrado un poco de belleza.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén