Reflexiones

Los mejores consejos para la vida

Psicología, Reflexiones

“Lo que niegas te somete, lo que aceptas te transforma”

El psicólogo Carl Jung dijo “A todo lo que te resistes, persiste. Lo que niegas te somete, lo que aceptas te transforma”. Si reflexionamos en estas palabras, podemos entender que no puede haber un cambio real en nuestras vidas si antes no somos capaces de reconocer y aceptar aquello en lo que fallamos.

La negación es uno de los problemas más habituales en personas que están encerradas en un círculo vicioso de desdicha y victimización. Muchas personas se encuentran sumergidas en tormentas de problemas constantes y sienten que todo compagina en su contra. Pero lo que no son capaces de admitir es que todos los problemas que los asedian son consecuencias de sus actos y decisiones en un punto determinado.

No eres víctima, recibes las consecuencias de tus propias acciones

No eres víctima, debes asumir la responsabilidad total de tus acciones. Aun cuando te sucedan cosas que escapan de tus manos, ten buena actitud y avanza de acuerdo a tus capacidades. El primer paso para una transformación completa en tu vida es hacerse responsable, tomar el mando con todas las consecuencias que eso implica y no buscar excusas.

Muchas personas con el paso de los años se convierten en maestros de las excusas. Y con cada excusa aprenden a victimizarse más hasta el punto que no pueden hacer nada para defenderse y crecer. El problema con las víctimas es que se repiten tanto a sí mismas que lo son, que terminan creyéndolo.

Necesitas romper con la victimización. Aceptar que no eres una víctima, eres el responsable. Porque mientras las víctimas se escudan y huyen, los responsables toman el mando y asumen las consecuencias.

Acepta tus errores y avanza

Luego que salgas de la posición de víctima, no es momento de sentirte culpable (y nuevamente victimizarte, esta vez a causa de la culpa). Hay que aceptar los errores y lidiar con las consecuencias. Avanzarás en la medida en que puedas reconocer y aceptar tus errores.

Hay que perdonarse, perdonar y pedir perdón. Hay personas que van de la cuna a la tumba cometiendo exactamente los mismos errores, sin reconocer en qué han fallado. Son vidas que se van de este mundo de forma prematura, pues no aprendieron nada de lo que debían. Reconoce tus errores y perdónate por ellos; si hay otros implicados en lo que te sucede proporciónales tu perdón; y finalmente pide perdón a todos los que hayan sido heridos por tu causa.

La verdadera paz mental no se consigue con negación, sino con la aceptación de cada una de nuestras fallas. El mayor mentiroso es aquel que puede convencerse a sí mismo de una mentira y terminar aceptándola como verdad. Debes dejar de engañarte y verte tal y como eres, con tus más terribles defectos. Acéptate, pero no para seguir siendo el mismo, sino para reconocer todo aquello que está mal y poner manos a la obra para cambiarlo. Por menos víctimas y más personas responsables.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén