Reflexiones

Los mejores consejos para la vida

Psicología, Reflexiones

Empaca tus maletas y pasa a una vida mejor. ¡Date una nueva oportunidad!

Seguramente cada vez que lees un post relacionado con motivación para viajar piensas ‘¡no tengo dinero para eso!’. Pero debes saber que viajar es la decisión de empacar las maletas y alejarse de los miedos.

Quien no viaja porque cree que no tiene dinero, tiene miedo. Es inevitable estar en este sistema y no sentir miedo de lo que vamos a comer, a beber o dónde vamos a dormir, antes, durante y después de un viaje. Porque la estabilidad económica se ha convertido en una idea platónica, la mayoría no llega a fin de mes, así que ¿cómo siquiera van a pensar en armar maletas?

Por otro lado, tenemos trabajos cada vez más demandantes, hacemos horas extras sobre horas extras, parece que estamos corriéndole a todo el tiempo a la Parca y que de todos modos siempre nos araña la espalda. Y nuevamente nos preguntamos ¿cómo viajar si no tenemos tiempo?

Viajar es una decisión de valientes y es un proceso de vida completamente liberador. Empacar las maletas siempre ha sido relacionado con máximo relax, pero no. Salir de casa a ver otros mundos, otras culturas y paisajes te saca de tu zona de confort, te enseña que el mundo es más grande y que de vez en cuando necesitas desconectarte.

No importa cuánto dinero hagas, ni todo el dinero del mundo compra la salud. Viajar te asegura una mejor calidad de vida y una experiencia inolvidable. Vale la pena ahorrar para viajar, incluso si no tienes para salir del continente o siquiera de tu país o tu estado (provincia), vale la pena salir de casa. Date la oportunidad de conocer otros pueblos, otras ciudades, otros países y así progresivamente. Superar tus miedos es algo que no puedes posponer.

Si tienes poco presupuesto, pues será con poco presupuesto; si has reunido durante mucho tiempo y tienes un gran presupuesto entonces disfrútalo con inteligencia, sácale provecho y ve a todos los destinos que puedas, no a uno solo. El punto es que, cualquiera sea tu condición, mereces un respiro, mereces ser libre, reír y ver algo completamente diferente a lo que ves todos los días.

Empaca y no mires hacia atrás, no te dejes invadir por las dudas y adelante. Caminante, no hay camino, se hace camino al andar. Es válido que tengas miedo, que te angusties y que te preocupe qué pasará cuando llegues del viaje, si sobrevivirás al siguiente mes. Pero lo que realmente puede resultarte transformador es tomar esta decisión a pesar de los miedos.

Para todo lo que necesitas dejar atrás, lo que debes superar y los más profundos dolores o carencias del alma, viaja. Ver el mundo a través de múltiples ojos te hará más sabio, más agradecido y sobre todo más libre.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén