Reflexiones

Los mejores consejos para la vida

Familia, Reflexiones

Las hermanas siempre estarán unidas por el corazón

No importa si están viviendo juntas o si están separadas por grandes distancias, las hermanas siempre estarán unidas por el corazón. Las hermanas nacen de una misma fuente, comparten un pasado genético y muchas experiencias de la niñez. Ese es un lazo inquebrantable, ni el tiempo, ni la distancia, ni las rencillas pueden con él.

Las hermanas son dos frutos de un mismo árbol. Tienen sus diferencias, a simple vista pueden ser notorias, y mientras crecen cada una puede tomar un camino distinto, pero en esencia está unidas.

Las hermanas comparten todas las experiencias de la niñez, cada una es un libro abierto ante la otra. Lamentablemente, muchas hermanas se distancian a medida que crecen, pero ignoran que el lazo que las une va más allá de la distancia y la comunicación. En algún punto de sus vidas, las hermanas se volverán a encontrar.

Mujercitas, el Libro de Louisa May Alcott es un rotundo éxito en ventas aun con 150 años de antigüedad. Recientemente, la directora de cine Greta Gerwing trajo una nueva interpretación de esta obra al cine, que fue nominada al Oscar. Esta historia narra la vida de cuatro hermanas, cada una más diferente de la otra, que sin embargo están unidas por ese lazo inquebrantable que es la familia. Se presentan muchas adversidades a lo largo de la historia, pero la unión entre las mujercitas y el reencuentro prevalecen.

No se podría ilustrar mejor el lazo que existe entre las hermanas. Podemos tener destinos diferentes, pero siempre seremos frutas del mismo árbol y volveremos a nuestros orígenes. Como hermanas, no debemos enfocarnos en lo que nos hace diferentes, sino en lo que nos une y nos hace más fuertes.

Si tienes una hermana que amas con tu corazón, apóyala, porque vendrán muchos amores a su vida y otros tantos se irán, pero ningún lazo será igual o comparable al que tiene contigo. Tendrá amigas que se convertirán en sus confidentes, pero cuando se sienta derrotada, nadie podrá levantar su cabeza como tú. Eres su hermana, conoces su historia y seguramente puedes ver todo el potencial que hay en ella y que no nota.

No importa cuán ocupada sea tu vida, no te olvides de tu hermana. Ella forma parte de tu origen y nunca podrás ser verdaderamente feliz si tu corazón sabe que tu hermana necesita de ti y no le prestas tus manos para apoyarse y levantarse. Cada una cometerá sus errores, pero nunca olviden perdonarse y volver a comenzar. Porque a las primeras personas que aprendemos a perdonar son a nuestros hermanos.

Los hermanos nos enseñan el valor de reiniciar las relaciones sin rencores luego de una pelea desde que somos niños. Y los primeros signos de empatía los experimentamos con ellos, por tanto, tener a nuestros hermanos cerca nos hace siempre mejores personas.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén