Reflexiones

Los mejores consejos para la vida

Amor, Reflexiones

Quien no te valora hoy, mañana sentirá tu falta

Nadie sabe lo que tiene hasta que lo ve perdido. Así, reza un antiguo pero muy cierto proverbio. Su popularidad radica en la experiencia que todos hemos alguna vez tenido al momento de perder algo que jamás atesoramos porque siempre creímos que estaría con nosotros. Esto aplica no solo con objetos sino también con las personas, y cuando pasa, nos deja un sabor muy amargo en la boca, nos entristece y por mucho tiempo nos hace arrepentirnos por no haberle dado la importancia que en realidad merecía.

¿Te ha pasado alguna vez que pierdes a un ser amado al que nunca pudiste decirle te amo? O ¿habrás perdido algo que nunca usaste y dejabas tirado en el olvido hasta que un día lo necesitaste? Seguramente sí. Todos hemos enfrentado alguna vez una pérdida y con ella ha aparecido esa enorme nube gris que nos ha llenado de recuerdos y de lágrimas por lo que fue y que ya no será.

Y es que todo en esta vida es pasajero, y así como las relaciones de pareja y las amistades terminan, del mismo modo lo hace la vida. En cierta forma, nuestras vidas son efímeras, un soplo que fluye con el viento desde el inicio hasta el fin. Por eso es que debemos aprovechar cada momento que tenemos para ser felices, pero más importante aún, es aprovecharlo con las personas que amamos y que atesoramos, porque definitivamente un día no estarán para nosotros.

La familia, la pareja, los amigos, todos son pasajeros. Nuestra propia vida es solo un momento en la eternidad, este momento está repleto de sub momentos que son los importantes y que debemos distribuir muy bien con quienes amamos para sacarle el mejor provecho posible. Al final, cuando estas personas ya no estén, esos momentos son los que se quedarán en tu mente para siempre.

Muchos no piensan en estas cosas y por tanto no consideran valorar a las hermosas personas que pueden rodearle. Tú, de hecho, puedes ser una gran persona especial con altas virtudes y hermosos sentimientos, y alguien por allí quizás no está valorándote. Y esta es la otra cara de la moneda. Al final cuando seas tú quien te hayas ido, cada persona que no te valoró sentirá tu falta de forma dramática pues pensará una y otra vez en las tantas cosas que pudo compartir contigo pero no lo hizo.

La culpa le va a carcomer, sus lágrimas no podrán contenerse, el arrepentimiento se hará sentir y esto no le dejará vivir tranquilo. Por eso si entiendes la importancia de valorar a otros, es tiempo de que pienses en todas aquellas personas que amas, y distribuyas tu tiempo con cada una, pues si algo es seguro, es que no sabemos cuánto tiempo nos queda.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén