Reflexiones

Los mejores consejos para la vida

Reflexiones

Mi único deseo en el nuevo año es salud y paz para mí y mi familia

Un año termina y uno nuevo comienza, ese es el ciclo al que todos hemos estado acostumbrados desde que llegamos al mundo. Y en ese día tan importante cuando dejamos atrás un año de victorias y derrotas, nos preparamos para recibir en el nuevo año una nueva oportunidad para ser felices y para alcanzar muchas más metas y ser mejores. Sin embargo, a la hora de pedir hay que hacerlo con humildad y sabiduría.

Pide con humildad y que todos tus deseos se hagan realidad

Se va el año, ya solo quedan un par de días así que vamos preparando ese banquete que tendremos con nuestras familias. Aquellos que están lejos no tendrán otra opción más que ver a sus seres amados por una tableta o un Smartphone. Sin embargo, algo que sí haremos todos será tomarnos un momento para reflexionar en todas las cosas por la que pasamos este año.

Algunos habrán alcanzado muchas metas y sueños, otros quizás se sintieron frustrados por todo lo que perdieron. Algunos dejaron que el año se les fuera en vano y otros aprovecharon el tiempo para dar un poco más y recibir un poco menos. Cada uno de nosotros tiene una historia muy diferente de este 2019 pero todo juntos sabemos que coincidiremos en un mismo punto a la hora de abrir el 2020. Hablamos del momento de los deseos.

Para quienes creen es ese instante en donde las doce campanadas suenan y abrimos nuestras mentes y corazones para pedirle a Dios una lista de cosas que esperamos para este nuevo año, sabemos que muchos pediremos lo mismo. Unión, paz y salud para todos nosotros y para nuestras familias.

La salud es lo más precioso que como seres humanos podemos pedir, sin ella, sabemos que muy poco podríamos hacer, no importa que tengas el mejor trabajo, el mejor salario o las mejores cosas, sino tienes salud, todo lo demás caerá con el paso del tiempo hasta quedar devastado. Pedirle a Dios por nuestra salud y la salud de los nuestros es el deseo más sabio que podríamos hacer.

La unión y la paz por otro lado y lo que le sigue a la salud, es sumamente importante vivir en paz con todos los que nos rodean y desde luego con nosotros mismos. Siempre debemos cultivar esta paz en nuestros corazón y dársela a aquellos que la necesitan. Así que no olvides pedir por la paz para ti y tus seres amados en cada una de tus oraciones.

A partir de allí deja a tu mente volar. Y tranquilo porque de igual modo Dios solo te dará según los deseos de tu corazón, según tus verdaderas necesidades y según como te convenga. No te afanes en pedir banalidades que en nada te harán crecer como ser humano.

Durante el año te trazarás metas que buscarás desesperadamente cumplir, entonces tómate ese instante en el que lanzas tus deseos al universo para solo pedir con sabiduría aquello que en verdad necesitas y al hacerlo, procura que la humildad y la sencillez de tu corazón se encuentren en el punto más alto.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén