Reflexiones

Los mejores consejos para la vida

Consejos, Reflexiones

Aprender de los girasoles: no sufras de antemano. Tu tiempo vendrá

Se dice que el tiempo de Dios es perfecto y que las cosas siempre tienen su momento. Entonces, ¿Por qué nos preocupamos? Deberíamos dejar de afanarnos por tantas cosas, solo así alcanzaríamos esa felicidad que tanto hemos deseado. Pero ¿Cómo podríamos evitar ese afán? Una forma es aprendiendo de todo lo que nos rodea, incluyendo a las hermosas plantas como por ejemplo, los girasoles.

No te afanes, todo vendrá a ti en su momento

¿Recuerdas a Salomón? Desde luego que nos referimos al que una vez fue rey y de quien se habla en el antiguo testamento. Él pidió a Dios ser sabio, y lo fue toda su vida, entre sus enseñanzas una resalta bastante en esta ocasión. Él dijo que un sabio aprendía incluso de las criaturas más pequeñas. En conclusión, un sabio adquiere su sabiduría de todo lo que le rodea.

Ahora piensa en esto. Un hombre sembró cuatro semillas de girasoles, todos en el mismo lugar, procuró regar estas semillas de la misma manera cada día, y se aseguró que el sol les diera a todas por igual. Sin embargo, con el paso del tiempo, no todas las semillas germinaron a la vez. Algunas necesitaron de mucho más tiempo que las demás. Al ver esto, el hombre se sentó y reflexionó cómo todas las cosas por más que nos esforcemos, se darán solo en el momento que deban darse.

Si nos vamos al nuevo testamento, Jesús nos enseñó a que evitáramos afanarnos. Él decía que nada podíamos hacer para que algo fuera o cambiara de una u otra manera. Que lo mejor era preocuparnos solo por el día que estábamos viviendo, dejar atrás el pasado y evitar afanarse o preocuparse por lo que vendrá mañana, pues el mañana siendo incierto, traerá su propio afán y no ganamos más que desdicha al preocuparnos antes de su llegada.

Es posible que hoy estés pensando en un sinfín de cosa que consideras “pendientes”, sabemos que todo es importante, pero también es importante que tu recuerdes que si ya has hecho todo lo que está en ti para que las cosas se den, solo debes esperar entonces a ver los resultados.

Si estos resultados no son como los esperabas, puede que simplemente debas esperar más tiempo, y si no se da, es posible que lo que esperabas o aquello por lo que te esforzaste no era para ti.

Piensa por un momento, ¿Qué hubiese pasado si solo tres semillas de girasoles germinaban y la última no lo hacía? Si siempre hiciste todo igual ¿Por qué no funcionó? Hay cosas que por más que nos esforcemos no están para nosotros y eso está bien, recuerda que Dios dará siempre según las necesidades de nuestro corazón, pero también ten presente que algo que quieres puede a la larga hacer más mal que bien y el universo se encargará de evitar que conquistes algo que solo va a perjudicarte.

Ten cuidado con el afán, pues muchas personas con tal de alcanzar una meta hacen lo que sea sin importar si esto les daña la vida.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén