Reflexiones

Los mejores consejos para la vida

Reflexiones

A menudo todo lo que necesitamos es un baño caliente y una buena noche de sueño

La vida tiene su propio ritmo, con frecuencia se nos presentan situaciones inesperadas y, en muchos casos, solo debemos aceptarlas. No todos los días son felices o suceden las cosas tal cual lo esperamos, no todos los días podemos declarar una victoria. Nuestra vida oscila constantemente entre los momentos felices, con éxito y conquista, y los días tranquilos o negativos, en los que no avanzamos o incluso retrocedemos en nuestro camino.

Podemos sentirnos extremadamente frustrados y decepcionados cuando tenemos días malos, cuando somos traicionados o rechazados por aquellos que amamos, o cuando las cosas no suceden de la manera que imaginamos, pero no siempre podemos hacer algo para cambiar la situación y solo nos queda aceptarla.

Si luchamos contra el orden natural de las cosas, solo terminaremos cansados, debemos dejar de insistir para que algunas personas se queden y para que los eventos sigan nuestro guion. Algunos días, simplemente necesitamos dejar que las cosas fluyan como deben, llegar a casa, tomar un baño caliente y dormir bien.

El poder de las cosas simples

Algunas personas subestiman el poder de las cosas sencillas, pero la verdad es que pueden restaurar nuestra mente y espíritu. Un baño caliente y una buena noche de sueño nos ayudan a poner la cabeza en su sitio, a evaluar nuestra vida y a decidir lo que realmente vale la pena, lo que merece nuestra atención y dedicación.

Tomarse el tiempo para cuidar de nosotros mismos y descansar puede traernos la claridad mental que tanto necesitamos. Probablemente te has enfrentado a una situación difícil en la que no has podido encontrar la respuesta correcta y luego todo se ha aclarado cuando has dejado de pensar en la situación por un momento y te has centrado en ti mismo, en cuidarte y en poner tu mente en su sitio.

A menudo no necesitamos soluciones rápidas, palabras perfectas o actos de venganza, solo necesitamos respirar y amarnos un poco. Las situaciones complicadas nunca dejarán de ocurrir, pero la forma como las afrontamos puede hacerlas mucho menos dolorosas. De ahora en adelante, cada vez que estés frustrado toma un baño caliente y ve a la cama temprano.

Deja de mortificarte con pensamientos negativos y permítete momentos de paz y tranquilidad, a la mañana siguiente tendrás más confianza. Darle a nuestra mente y cuerpo un descanso es una terapia sagrada que nunca falla.

¿Qué opinas de esta terapia? ¿Qué otra cosa haces en los momentos de angustia para tranquilizarte? Déjanos tu comentario y comparte este artículo en redes sociales.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén