Reflexiones

Los mejores consejos para la vida

Reflexiones

La vida de una persona libre ofende a los que viven atrapados en las apariencias

La sociedad se ha encargado de imponer reglas que “debemos” cumplir para ser felices, si bien es cierto que existen normas para la convivencia también lo es que nos han encasillado en ciertos lineamientos que limitan nuestra libertad de expresión. 

Hay cosas que son juzgadas y criticadas por los demás si las hacemos, pero si quieres comer avena un lunes, hazlo, si quieres ir al cine solo, vete. Ponte la ropa que te guste a tu manera, córtate el cabello como quieras, vive hoy, porque el presente es todo lo que tienes.

El ser humano necesita leyes porque la libertad absoluta da espacio a aquellos individuos que no se respetan ni a sí mismos ni a nadie. Sin embargo, estos límites deben estar siempre relacionados con la necesidad de seguridad y respeto entre las personas, sin invadir la individualidad.

Existen personas que simplemente son felices dictando reglas, gobernando las vidas de otros, e imponiendo su percepción del mundo. No aceptan nada que vaya más allá de los límites de su pequeño mundo de apariencias y reglas extrañas.

El detalle es que cada uno interpreta el mundo a su manera, de acuerdo a su crianza y a sus experiencias, de modo que nadie es igual a nadie. La lectura religiosa, la interpretación de las reglas, la comprensión de las normas, todo depende de la mirada de cada uno. Y así, los individuos se acercan a otros cuyas ideas son similares, a la vez que se distancian de aquellos que piensan de manera diferente.

Cuando un grupo toma sus ideas como las únicas válidas, sin permitirse conocer los otros lados, sin poder ponerse en el lugar de aquellos que no comparten los mismos pensamientos, están siendo irrespetuosos e intolerantes. Es necesario respetar lo que es diferente, pues vivir juntos en comunidad requiere la madurez de dejar que cada uno se exprese a su manera.

Muchas personas que están demasiado apegadas a las convenciones sociales, a las reglas, a los juegos de apariencias deben aprender a respetar a los que viven libres. A pesar de creer que son dueños de la verdad, sufren cuando ven al otro vivir e intentan destruir, cambiar, acusar y juzgar porque les recuerdan todo el tiempo su cobardía de no arriesgarse para mostrar al mundo quienes son realmente. La gente libre trae dolor a aquellos que se sienten atrapados; de ahí el odio que reciben.

Lamentablemente debemos decirte que vivir en libertad no será fácil, pero es lo mejor que puedes hacer. Serás criticado y te señalarán con el dedo, pero no seas presa de la mediocridad, mientras no pises a nadie más, tienes derecho a ser feliz a tu manera porque es tu vida y son tus reglas.

Desliza más abajo y te encontrarás con una sección donde tienes la libertad de expresar lo que quieras, tus experiencias, lo que te gusta, etc. Además será sencillo compartir la publicación con solo un clic en los iconos de redes sociales.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén